Víctor y Saša

de

Cuenta la leyenda que cuando Saša Marković fue expulsado del útero de su señora madre el primer sonido que emitió fue una carcajada. Nada de llantos como los bebés corrientes. Ya más crecidito, con 24… Sigue leyendo