La llave maestra

Parecía una charla distendida. Les había dado tiempo a repasar la carrera futbolística del entrevistado (George Boyd) e incluso a debatir sobre el supuesto parecido físico que algunos hinchas dicen que guarda con Jesucristo. Quiero decir, habían flotado en el aire preguntas de mil colores, y entonces llegó la siguiente: ¿Quién ha sido el mejor futbolista al que te has enfrentado esta temporada?”, preguntó el periodista Chris Flanagan al jugador del Burnley. A priori, una pregunta de díficil respuesta a tenor de la amalgama de peloteros que han brillado en la Premier 14/15. En principio, satisfacer la curiosidad del informador hubiera implicado una demora de varios segundos destinados a la reflexión. Hazard, Agüero, Kane, Rooney… Un largo etcétera donde elegir. Decantarse por uno de ellos se adivinaba tedioso, pero Boyd lo tenía bastante claro. “Santi Cazorla”, espetó sin hesitar ni un solo segundo. La firmeza y rapidez de la contestación me sorprendieron, aunque tras meditarlo fríamente hube de aceptar su tesis. No le faltaba ni un ápice de razón.

La performance de Santi ha sido decisiva en el excepcional final de campaña de los gunners. De hecho, si el Arsenal ha sido el equipo más regular desde enero – nadie cosechó más puntos que él en las últimas 25 fechas – es gracias al virtuosismo de Alexis y al liderazgo con el que Cazorla conduce a sus colegas. Es sencillo percatarse cuando ves al pequeñín asturiano correteando por el césped y desplegando su arsenal de movimientos, pero además, estas sensaciones se traducen a las hojas estadísticas. Wenger es sabedor de la importancia de Cazorla en su dibujo, y por ello le concede un protagonismo trascendental. Ni uno solo de los otros jugadores de vanguardia del Arsenal acumula más minutos que el español, y eso que el técnico de Estrasburgo tiene mucho y bueno donde elegir.step0004 (1)

Cazorla es artista de pincel fino y trazada elegante. La variedad cromática de su paleta, casi infinita. Si fuese pintor, su obra se circunscribiría en el Cinqueccento italiano, pues hay pocas técnicas que se le resistan al bueno de Santi, capaz de amoldarse a cualquier circunstancia. Porque Cazorla ha llegado a jugar prácticamente de todo. Wenger conoce lo polifacético de su figura, de ahí que le alterne en diferentes posiciones de la medular hacia adelante. Es un comodín en toda regla. El ’19’, además, ha vuelto a firmar unos números excelsos en la recién acabada campaña. Segundo máximo asistente de la liga, sólo por detrás de Cesc Fàbregas, Cazorla se ha ganado también el reconocimiento mediático como uno de los lanzadores de penaltis más fiables de los últimos tiempos. El buen momento de forma de los londinenses coincide de pleno con su éxtasis futbolístico. Tras una sequía de títulos que se prolongó durante casi una década, el Arsenal vuelve a abrir las vitrinas del Emirates. La FA Cup de la 13/14 les liberó de la presión por ganar trofeos y sentó las bases para una nueva época de éxitos. Y así, en la tarde del sábado alzaron de nuevo el título copero. Lo hicieron con una solvencia absoluta. Desde la reapertura del Nuevo Wembley, nunca una final de FA Cup se había resuelto por más de un gol de diferencia, pero el Arsenal en el trecho último de temporada se ha convertido en un rodillo.

Ganar una final sin sufrir ni un instante (4-0) no es empresa cómoda, de ahí que la gesta de los del norte de Londres merezca un mínimo de reconocimiento. El Villa no fue rival para un Arsenal que incluso desató palabras de admiración entre los seguidores de su más acérrimo rival. Los de Wenger ganaron sin despeinarse, si se me permite el tópico, liderados nuevamente por un Santi Cazorla que fue nombrado mejor jugador del partido. Y entonces Arsène sonrió, consciente de que cuenta con una llave maestra en su bolsillo, la llave con la que poder abrir las puertas que conduzcan a nuevos títulos. Muchos de sus detractores vinculan el último éxito del entrenador francés a algo puramente anecdótico, pero dígase en su favor que ayer igualó al mítico George Ramsay como técnico con más FA Cups en su haber (6), dejando atrás en tan selecta jerarquía a un tal sir Alex Ferguson (5).

Anuncios