El alimento de las Espartanas

“Esto recompensa todo el esfuerzo”, asegura Pablo mientras acaricia una réplica de La Copa de la Reina, de la que recientemente ha sido campeón. Justo antes, me había narrado una historia de superación espectacular, de aquellas que suceden cada tanto tiempo en esto del fútbol y que ponen los pelos de punta. “Somos el equipo con menor presupuesto de la categoría”, recuerda. “Pero llegamos bien físicamente al tramo final de temporada, incluso superamos dos prórrogas. Y aunque las niñas decían que aguantaban otra prórroga más en la final, yo prefería acabar por la vía rápida”. Y así fue, el Sporting de Huelva rubricó un campeonato de ensueño en el minuto 86, con una contra de Martín-Prieto que definió perfectamente ante la portera del Valencia. La cenicienta, el equipo al que todos buscaban en el sorteo, un club que incluso tuvo tremendos problemas para pagar su viaje a la final a cuatro de Melilla, se alzaba con la victoria final. Unas guerreras que merecían tanta lágrima y tanto júbilo.copa

“Yo comentaba con el equipo técnico… ¿y si ganamos?”, rememora Pablo. “No nos atrevíamos a decírselo a las niñas para no meterles más presión, pero tú te lo planteabas”. El joven nutricionista habla del día antes de la final, una noche en la que se reunió en una mesa con los directivos del Valencia y con miembros de la Real Federación Española de Fútbol, que acabaron apoyando de forma velada al David de aquella final. “Nos preguntaban cómo lo hacíamos con el presupuesto que teníamos, y al final nos decían que un club humilde como el nuestro merecía, una vez había llegado hasta allí, llevarse la alegría de levantar la copa”. Una Copa de la Reina que, curiosamente no entrega la monarca. “Tuvimos suerte esta vez, porque la entregó Ángel María Villar, que no suele realizar estos actos. Pero partiendo de la base de que es la Copa de la Reina, y no la entrega la Reina… es normal que el fútbol femenino no tenga repercusión”, reclama Pablo. “Hay menos dinero, menos información, no se retransmiten partidos en televisión, por lo que no hay muchos patrocinadores de renombre, y así es muy difícil”.

Sin embargo, somos optimistas sobre el crecimiento del fútbol femenino. “Es la gente la que se debe interesar, y en estos años yo sí que he visto un crecimiento”, golpea rítmicamente la mesa con un bolígrafo, para afianzar sus palabras. “Las marcas también deberían verlo como un nicho de mercado, si no venden tantas botas de fútbol para mujeres, quizás sea el momento de encontrar un espacio de crecimiento ahí”, apunta de forma inteligente. Pablo tiene mucho que contar, y yo muchas preguntas, así que comenzamos la entrevista propiamente dicha.

P: ¿Cuál era el objetivo del Sporting de Huelva esta temporada?

R: Superar los 40 puntos de la temporada anterior. En la Superliga 2013/2014 acabamos octavos pero fuimos eliminados en los cuartos de Copa ante el Levante. El año pasado era a doble partido, y en la vuelta, en el campo de ellos, recibimos un gol en el último minuto que nos mandó a casa. Este año hicimos 41 puntos, pasamos de cuartos y el viaje a Melilla (lugar donde se disputaba la final a cuatro) ya era un premio. Pero claro, te ves en una final y te acuerdas de Luis Aragonés, y aquello de que las finales no se juegan, se ganan.

P: El Atlético y el Barcelona habían sido separados por el sorteo, y los dos favoritos parecían disputar la final soñada. Finalmente, la final fue un Valencia – Sporting de Huelva. ¿Qué pasó ahí?

R: El Atleti se vio en el cuadro fácil, contra el equipo que todos querían, y además hicieron un gol de falta que creo que les creó un exceso de confianza. Y luego empatamos con un golazo que me perdí, porque estaba llamando a una jugadora para el cambio.

foto_pabloalopezY es que Pablo, además de nutricionista del Sporting tiene ficha como delegado, de ahí que esté en el banquillo del club en cada partido que juegan en casa. “Yo soy uno más en el vestuario”, afirma. “Y la figura del nutricionista es imprescindible, porque una buena alimentación no gana partidos, pero una mala te priva de hacerlos”. Y una buena te ayuda a superar dos prórrogas en la Copa de la Reina, apuntillo mientras él afirma sonriente. Volviendo al emocionante partido de semis, que se acabó decidiendo en los penalties con una parada decisiva de Sara Serrat, la portera onubense, Pablo prepara el terreno para lo que va a soltar: “Te puedo contar mil anécdotas de ese partido”.

P: ¿Qué anécdotas?

R: Pues que estaba todo preparado para que volviéramos al día siguiente, por ejemplo. Tuvimos que reactivar las tarjetas del hotel tras pasar a la final. Incluso se nos compró el vuelo desde la Federación.

P: ¿Teníais comprado el vuelo de vuelta el día antes de la final? O sea que daban por hecho que estábais fuera.

R: Yo no creo en la mala fe de nadie (dice mientras levanta las manos en señal de inocencia), y menos en la de la Federación, que además nos puso a unas voluntarias en Melilla con las que estuvimos muy agradecidos, unas chicas que nos acompañaban en todo momento y nos ayudaron mucho. Pero lo que te cuento es cierto (de hecho me enseña los billetes descargados en su ordenador portátil, con la fecha y el nombre indicados). Supongo que quizás sea más fácil cancelar un vuelo que reservarlo a última hora. Así que la Federación compró dos y nos tocó al Valencia y al Sporting.

P: Qué casualidad, los dos equipos que jugaban contra las favoritas.

R: Seguro que fue casualidad (sonríe).

P: ¿Cómo fueron los días antes a la final?

R: Hubo un solo día de descanso entre semis y final, cuando lo normal es tener tres si se quieren hacer las cosas bien en el fútbol profesional. Pero bueno, aprovechamos ese día para visitar Melilla y soltar piernas.

P: ¿No entrenastéis?

R: Decidimos que era mejor así. Las chicas voluntarias de las que hablaba antes nos realizaron una visita guiada por Melilla, que nos encantó. Las niñas bajaron a la playa, también con esa idea de soltar piernas, mientras el Valencia entrenaba. Y al parecer no nos fue tan mal sin entrenar.

P: En la final el equipo salió con fuerza, con el 1-0 parecía que estaba todo encarrilado, pero en la segunda parte el Valencia empató y acorraló al Sporting. ¿Sentísteis que se os iba la final?

R: La lesión de Sara (portera titular) en un choque fue un golpe anímico para el equipo. Ella dijo que aguantaba y aguantó, pero había llegado al vestuario llorando, y eso enfrió los ánimos. El Valencia estuvo muy fuerte, pero desde el banquillo me dijeron: ‘A la contra la vamos a tener’… Y la tuvimos.campeonas

P: ¿Y cómo fue la fiesta de después?

R: Buena pregunta, porque no hubo fiesta. Había que coger el vuelo de vuelta y la única fiesta fue en el campo y en el autobús, sobre todo cuando llegamos a Huelva, y vemos que hay bastante gente esperándonos, que es cuando por primera vez dices: sí que hemos conseguido algo.

P: ¿No pudieron celebrar la Copa una vez acabada la final? De nuevo una gran organización de la Federación

R: Bueno, también celebramos en el vuelo, que el piloto nos dedicó unas palabras y la capitana (Patricia Gavira) animó a las espartanas. Y es que el equipo se había identificado con la película 300, porque Sara Serrat (portera titular), realizaba un vídeo emotivo o motivacional que nos ponía a todos la noche antes de los partidos, y siempre acababa con aquel grito de “¡Espartanos! ¿Cuál es vuestro oficio?”. Y bueno, fue algo que acabó por repetirse cada vez que ganábamos un partido, y que se escuchó también en ese avión de vuelta.

P: Y luego han llegado las fotos con las autoridades. ¿Cómo sienta eso, sabiendo que después a nadie le interesan más fotos con el equipo?

R: Ahora está muy bien, y de hecho es necesario hacerse la foto, pero no se puede quedar en eso. Hay que valorar el mérito del equipo, que con el presupuesto y la poca ayuda que ha tenido, ha sido campeón.

P: Dentro de ese equipo hemos tenido dos nombres propios, al menos en la Copa de la Reina: Sara Serrat, que paró el penalti en la tanda de semis al Atlético Féminas, y Cristina Martín-Prieto que hizo los dos goles de la final y fue elegida MVP de la misma. ¿Cómo se explica que la Selección Española no haya llamado a ninguna de las dos, y de hecho, a ninguna jugadora del Sporting de Huelva?

R: Pues es difícil de explicar, además, del Valencia, el otro finalista, tan sólo han llamado a una jugadora. La mayoría del plantel de la Selección Española sale del Barcelona y el Atlético, que han sido los dos primeros en liga, que eso se entiende, pero quizás gente como nuestra capitana Patricia Gavira, una jugadora polivalente, que puede jugar de mediocentro defensivo, de central y de lateral, o Sara Serrat, que ha hecho una Copa de la Reina genial, o la propia Martín-Prieto que es un portento físico, todo potencia y velocidad merecían ir.

A Gavira la han intentado fichar muchos equipos, ofreciéndole más dinero del que le podemos ofrecer nosotros, pero ella dice que está a gusto en Huelva. Si estuviera en el Atlético, por ejemplo, estoy seguro de que habría ido a la Selección.

P: ¿Qué objetivos se marca el club para la próxima temporada?

R: Superar los puntos y disfrutar de este nuevo formato de Copa de la Reina, que a partido único nos viene fenomenal. También crecer en lo económico, que es algo que se lleva haciendo desde la primera temporada que llegué al Sporting. Esta última ha sido mi tercera temporada, y he visto cómo el club ha hecho esfuerzos enormes para llevar los sueldos prácticamente al día, teniendo en cuenta que la taquilla de los partidos en casa apenas sirve para pagar al árbitro. Esto también tiene un enorme mérito y es por lo que el Sporting sigue creciendo tanto en lo deportivo como en lo económico.pablo y copa

P: ¿Habrá un gran ingreso por parte de los patrocinadores?

R: No lo sé, pero nosotros tampoco queremos un presupuestazo, sería contraproducente. Siempre se pueden mejorar las condiciones de las jugadoras, pero pasar de 100.000 € a 2.000.000 € es recibir un dinero que no es real y que no generas. Nos lleva a la burbuja del fútbol masculino: estadios enormes pero vacíos porque no hay quien pague esas entradas.

La consulta de Pablo está frente al Ayuntamiento de Trigueros, un pequeño pueblo onubense del que ambos somos originarios. Además de NDSalud y su trabajo con el Sporting de Huelva, es Dietista-Nutricionista en una Clínica en Huelva, y nutricionista del Decano del fútbol español, el Real Club Recreativo de Huelva. “Esto es una forma de estar dentro del fútbol para el que no puede jugarlo”, asegura entre risas. “En un principio no quería hacer Nutrición, pero al final no me dio la nota para la carrera que quería, y cuando empecé a hacerme a la idea de que iba a ser nutricionista, cada vez me gustaba más. Al final me di cuenta de que sí era lo que quería hacer”.

Aunque no es algo que se haya normalizado en los clubes de fútbol, Pablo está convencido de que la figura del nutricionista “es necesaria”. “De esta forma se alarga la carrera de un futbolista manteniendo su rendimiento. Cuidarse es fundamental”, y ejemplifica: “Las jugadoras y jugadores más veteranos son aquellos que, cuando les das libertad para una comida, prefieren seguir con su dieta”.

P: ¿Y cuándo les das libertad para una comida?

R: Normalmente lo pactamos. Si no lo hiciéramos, comerían lo que no deben a escondidas, y prefiero que lo hagan cuando yo miro, así que lo pactamos. El nutricionista está para educar, formar, e informar a los jugadores, no para controlarlos a cada momento.

P: ¿Cómo lo hacíais en Melilla?

R: Todas las comidas eran bufet, y no hubo problema, porque a mí no me gusta controlar la cantidad de comida que come cada jugadora. El entrenador y yo las reunimos antes de la primera comida en el hotel y les dijimos que no queríamos ver ninguna tontería de que comieran lo que no debían, y ellas se portaron genial.

P: ¿Cómo lo haces para llegar a todo: las dos consultas, el Sporting, el Recre…?

R: (Risas) Pues planificándome con mucha antelación. No me quejo, hago lo que me gusta, y si ademñas de vez en cuando tienes esta recompensa … (señala la réplica de la Copa de la Reina).

P: Bueno, hablemos del Recreativo de Huelva. ¿Qué posibilidades de permanecer en la categoría tiene?

R: La gente daba al Recre por muerto, pero lo que se ve en el vestuario son ganas de sacar esto adelante. El equipo no se rinde, quiere competir. Últimamente nos había tocado rivales fuertes y los arbitrajes han perjudicado, ya sea justamente o no, no podemos decir que hayamos sido beneficiados por los árbitros ni mucho menos. Aún así, lo que vemos en los entrenamientos es un equipo con las ideas claras, y en los dos últimos partidos hemos visto a ese equipo. Ellos van a salir a comerse la pelota en los dos partidos que quedan, pase lo que pase.

P: ¿Se habla en el vestuario de los rumores de desaparición?

R: Me entero, como se puede enterar cualquiera, por la prensa. Es algo de lo que no se habla en el vestuario. Lo importante para acallar esos rumores es que el Recre gane.

P: ¿Puede ser el partido de Pamplona el más importante de la historia del club, ya que si pierde, desciende e incrementan esas posibilidades de desaparición?

R: El más importante de la historia no sé, pero es absolutamente clave. Si se gana en Pamplona, llegamos al último partido en casa, con toda nuestra gente apoyándonos y las posibilidades intactas. Ahí puede pasar cualquier cosa, pero llevamos las de ganar.

P: En el caso de que el Recreativo descienda ¿estaría dispuesto a seguir en el club?

R: Aún no hay nada hablado, pero si me llaman voy sin dudarlo. Pero no pienso en esto, hay que acabar la temporada y quedarse en la Liga Adelante.Recreativo-Sabadell-015-1

P: ¿La gente de Huelva es del Recre?

R: Fíjate, durante la última semifinal de Champions pensé: “¿cuánta gente en Huelva cambiaría una derrota del Madrid en este partido por una victoria del Recre el domingo?”. Y no sé qué hubieran respondido.

P: ¿No?

R: (Risas) No, no lo sé. Yo por mi parte lo tengo muy claro.

P: Además de ser del Recreativo y del Sporting de Huelva, ¿sientes simpatía por algún otro equipo?

R: Siempre me ha gustado el Fútbol Club Barcelona

P: ¿Te crees el triplete?

R: Han demostrado ser superiores al resto, están a un nivel brutal. Es muy posible que lo consigan.

P: Para terminar, vamos a hacerte un pequeño test sobre gustos futbolísticos en general. ¿Tiki-taka o contraataque?

R: Contraataque, así ganamos la Copa de la Reina.

P: El mejor jugador que ha vestido la camiseta del Recreativo de Huelva es…

R: Cazorlita. Tenemos que estar orgullosos de que un campeón del mundo haya vestido la camiseta del Recre.

P: ¿Un entrenador predilecto?

R: Los que tengo ahora: José Manuel Martins Domínguez y Antonio Toledo

P: ¿Y un jugador?

R: Hombre, Iniesta nos hizo campeones.cazorla e iniesta

P: ¿Si te pregunto por  una jugadora te pongo en un aprieto?

R: No, para nada, pero no te puedo decir una sola del Sporting, porque las conozco demasiado bien a todas, y hasta las que no juegan habitualmente tienen una actitud irreprochable que ayuda al equipo a conseguir objetivos.

P: Por último, ¿un deseo para el futuro?

R: Que todo salga bien, que llegue siempre ese puntito de suerte… que entre la pelotita.

Justo antes de marcharme, me muestra con orgullo un balón en el que firmaron todas las integrantes de la plantilla del Sporting de Huelva. Es, junto a la réplica de la Copa de la Reina que ha presidido la entrevista en la misma mesa en la que hablábamos, uno de sus mayores tesoros. “Gracias por tu trabajo, tu profesionalidad, por hacer mi vida más saludable…”, todo son elogios y no es para menos.

Por último, le pido algo de material para ilustrar esta entrevista, ya que no hay mucho en Internet, no es algo que haya sido muy noticioso. Henchido de orgullo, me muestra el vídeo que fue grabado segundos antes de que las Espartanas salieran al campo de Melilla a hacer historia. Y ahí estaba él, parado en la puerta, parando a las jugadoras, una a una, para darles un sentido abrazo. “¿Esto lo haces siempre?”, pregunto ensimismado. “Normalmente les choco la mano”, me corrige. “Pero ese día tocaba un abrazo”.sporting vestuario

Anuncios