El sucesor de Jürgen

Hablar del Borussia Dortmund era irremediablemente hacerlo de Jürgen Klopp, como si ambos términos fuesen una misma realidad inseparable. La personalidad del carismático entrenador de Stuttgart había arraigado tan profundamente en el Westfalenstadion que muchos creyeron que la historia de amor entre ambos duraría para siempre. Cierto es que la entidad amarilla, la enorme masa social que hay detrás de ella y el propio Klopp habían generado una simbiosis ideal, envidiabe para quienes la contemplaban desde fuera. Jürgen había grabado con letras de fuego varios de los acontecimientos más memorables de la historia del Borussia Dortmund. Con él al mando, el club de Renania del Norte-Westfalia había vuelto a la cúspide estamental del fútbol germano tras largos años en un segundo plano. Llegó a Dortmund en 2008 y casi desde el comienzo demostró que su apuesta iba a ser ganadora. Durante su estancia, las vitrinas del club dejaron de coger polvo y se adecentaron para custodiar los títulos que fueron cayendo de su mano. Dos de las ocho ligas que posee el BVB llevan la firma de Klopp, así como una DFB Pokal y un par de Supercopas. Inclúyase aquí, pese a no figurar en el “medallero”, que en 2013, Jürgen condujo al equipo a la segunda final de Champions League de su historia.JÜRGEN_KLOPP

Todo se antojaba perfecto, pero los años pasan y el desgaste que ello conlleva es imposible camuflarlo. La inevitable erosión se acrecentó en los últimos meses, fruto de cargar a cuestas con una de las temporadas más grises del Borussia en los últimos tiempos. Por ello, hace unos días llegó el momento de la fractura. “Ya no soy el entrenador perfecto para este club maravilloso“, dijo Jürgen. Un “no es por ti, es por mí” que dilucidaba el fin de 7 años de romance. Pero como dice el refranero, “a rey muerto, rey puesto”, así que el BVB ya tiene nuevo técnico para la próxima temporada, Thomas Tuchel. Puede parecer un nombre más, un semidesconocido para el lector español, sin embargo guarda varias similitudes con su antecesor. Como si los black and yellow quisieran repetir su grata experiencia con Klopp siguiendo los mismos patrones para hacerse con su sustituto.

El denominador común de la operación está en la cuenca del Rin, en Maguncia, allá donde varios siglos atrás Gutenberg inventó la imprenta de tipos móviles. Y es que tanto la carrera de preparador de Klopp como la de Tuchel tienen sus orígenes allí, en el Mainz 05. De hecho, ambos, aunque sobre todo Tuchel, forman parte de la historia más gloriosa del club.

Klopp llegó a Maguncia en 2001. Desde su fundación en 1905, el Mainz no había pisado la élite ni una sola vez, pero con la firma del joven técnico las cosas iban a cambiar. El de Stuttgart tomó las riendas del Mainz cuando militaba en la 2. Bundesliga, pero no tardaría ni lo más mínimo en sellar su impronta de ambición. Talló con mimo su plantilla y en los dos primeros intentos solo el infortunio le alejó del paraíso. Terminaron en 4ª posición en las dos temporadas iniciales, consiguiendo en una de ellas la puntuación más alta que jamás haya obtenido un equipo quedándose fuera de la promoción. El ascenso era solo cuestión de tiempo, y a la tercera fue la vencida. El Mainz de Klopp alcanzó la cima del fútbol alemán por vez primera en su historia, y se mantuvo en ella otros tres años. El descenso en 2007 sacudió la entidad al mismo tiempo que estimuló a Klopp para volver a intentar la gesta, pero se quedaron a las puertas del retorno (4º), ante lo cual, Jürgen decidió abandonar la tarea y marchar a Dortmund.dt.common.streams.StreamServer

El Mainz subiría a la temporada siguiente, aunque contra todo pronóstico, otorgó las riendas del equipo para la primera campaña tras el regreso a la Bundesliga a Thomas Tuchel. Tuchel había entrenado hasta entonces al equipo juvenil, con el que había ganado la Bundesliga sub-19. No obstante, su falta de experiencia hizo que todas las predicciones del momento vaticinaran un nuevo descenso. Lejos de esos pronósticos, Thomas Tuchel demostró la templanza suficiente para soportar la presión. Salvó la temporada con una solvencia sobresaliente, sentando las bases de lo que, a la postre, acabaría siendo la mejor época del Mainz 05 desde su fundación, la cual todavía continúa.

Uno de los logros más reconocidos de Tuchel fue igualar el récord de victorias consecutivas al inicio de una temporada. El Mainz encadenó siete triunfos consecutivos al comienzo de la 10/11. Entre ellas, una victoria en el Allianz Arena de Múnich o una remontada épica ante el Wolfsburgo (el partido se fue 3-1 al descanso para concluir 3-4). Ese espectacular inicio marcaría el arranque de la que ha sido, hasta la fecha, la mejor campaña del Mainz 05 en la élite (terminó 5º y accedió a Europa League).

La clave del éxito estuvo en la filosofía del técnico. No le importó apostar por las jóvenes promesas del club -hizo debutar a André Schürrle en la máxima categoría- y supo transferir sus atrevidas pautas de juego a sus futbolistas. Quienes han visto jugar al mejor Mainz de Thomas Tuchel coinciden en la astucia táctica del entrenador y en la influencia de Guardiola, su referente, en su concepción mental del fútbol. Su molde futbolístico se resume en una presión adelantada, en ataques rápidos una vez el equipo recupera la posesión lejos del área propia y en tejer una red defensiva compacta cuando el rival tiene la pelota. Todo ello asentado en el 4-3-1-2, su dibujo preferido.Tuchel-nvo

Siguiendo esos patrones, Tuchel hizo del Mainz la horma de su zapato. Con él pilotando, los de Maguncia vivieron temporada tras temporada en zonas nobles de la tabla, lejos de los puestos de peligro, en los que nunca entró a lo largo de las cinco ediciones en las que Tuchel actuó como preparador. Pese a ello, el Mainz es todavía considerado como un equipo underdog de la Bundesliga, aunque si sumásemos los puntos obtenidos en las cinco últimas temporadas, el 05 se situaría entre los siete equipos con más unidades.

Thomas Tuchel vivió unos años maravillosos en Maguncia. La hinchada comulgaba con él como la Südtribüne de Signal Iduna Park lo ha hecho con Jurgen Klopp. Sin embargo, en verano de 2014 y siguiendo los pasos de Pep Guardiola, Tuchel decidió apartarse de los banquillos durante unos meses. Se tomó un período sabático de reflexión que ahora sabemos que tiene fecha de caducidad. Será el 1 de julio cuando el joven mánager de 41 años aterrice en Dortmund para coger el testigo que deja vacante Jürgen Klopp. Las semejanzas que guardan entre ambos y el incontestable aval con el que llega Tuchel son los argumentos de peso en los que se escuda el Dortmund para justificar su elección, aunque solo el tiempo y los resultados esclarecerán si han acertado.

Anuncios