El año de Jorge

Jorge Resurrección Merodio nació hace 22 primaveras en el barrio de Vallecas, en Madrid. Pegado a un balón creció y a los 17 años debutaba con el primer equipo del Atlético de Madrid, club de sus amores, en el Camp Nou. Contaban sus padres que el sueño de aquel crío era poner en pie al Vicente Calderón, y vaya si lo ha conseguido. El 2014 de Koke ha sido un año para enmarcar, consagrándose en su club y en la Selección Española. Repasemos brevemente los hitos del centrocampista madrileño en ese tiempo: semifinalista de Copa del Rey, finalista de Champions League, primera convocatoria para un Mundial, elegido en el once ideal del año por la LFP, y, lo que es más importante, Campeón de Liga y Supercopa de España. De diez, o, al menos, de nueve y medio. Y es que nunca es suficiente cuando se trata del Atleti del Cholo, quien aseguró en la rueda de prensa posterior al partido en el Nuevo San Mamés, que el 2014 es un año mejorable. Koke es el máximo exponente de ese margen de mejora que pide Diego Pablo. Con sólo 22 años ya domina la mayoría de las parcelas del juego, pero aún tiene espacio para crecer y hacerse merecedor del cartel de uno de los mejores centrocampistas del mundo. Tal reconocimiento no parece estar muy lejos en la actualidad, ya que, aunque no fue nominado en la votación de la FIFA de los 15 mejores mediocampistas del año, fueron infinitas las voces que vieron esto como una injusticia y reclamaron la presencia del canterano colchonero en dichas nominaciones.

Más allá de focos y cámaras, Jorge sigue trabajando. Respondiendo con una humildad inmensa a elogios y críticas, aceptando la responsabilidad que se le otorgue sea donde sea. Vicente Del Bosque ha visto en Koke al sucesor del gran Xavi Hernández. La Roja se ha nutrido en estos últimos partidos, llamados de regeneración, de la calidad del vallecano, acompañado de la magia de Isco. En un vago recuerdo de lo que fueron Xavi e Iniesta para la generación de oro del fútbol patrio, estos dos jóvenes magos le han lavado la cara a unos campeones del mundo que venían de ser vapuleados en Brasil.koke 3

Si se pudiera describir en una sola palabra lo que Koke realiza sobre el terreno de juego, esta sería templanza. El fútbol versa sobre tomar la mejor decisión en cada instante, con balón y sin él. Y esa es la máxima que lleva el ‘6’ tatuada en su juego. Con calma pero sin dar más de tres toques cada vez que tiene la pelota. Velocidad y precisión en la circulación, pase corto y movimiento al espacio para desatascar el medio, o pase largo si el compañero se desmarca. Lo hemos visto cientos de veces: en el Bernabéu, en Stamford Bridge (dónde realizó una segunda parte de absoluta excelencia futbolística), en el Camp Nou… Los grandes escenarios son su plaza preferida, y el Vicente Calderón, una galería de tiro dónde coloca los mejores córners de la galaxia futbolística.

Es el hombre que más kilómetros recorre de la Liga BBVA y a la vez el que más asiste, controlando la pelota como un titiritero, la manda a dónde su cabeza exije y, casi siempre, al primer toque, sorprendiendo al rival. Así, convertido en un ídolo para los suyos, y en un nombre a seguir muy de cerca para cualquier aficionado al fútbol, Koke se ha consagrado este año como un jugador de categoría mundial, pero con mucho terreno por recorrer aún. Lo que nos pueda tener guardado para el 2015 aún es un misterio que ansiamos descubrir. De momento, brindo por aquel chico de Vallecas que no paró hasta conseguir su sueño.

Anuncios