El vuelo del discípulo

AK_BORO_EM93_0No hace mucho fue a Mourinho lo que Sancho Panza a Don Quijote. Siempre apegado al luso, escudándole junto al banquillo del Bernabéu y siempre plegado a las exigencias del que ahora es su mentor. Eran uña y carne, y protagonizaron momentos épicos en las salas de prensa de los estadios. Mou le tenía una alta estima, y no le importó en más de una ocasión delegar la responsabilidad de atender a los medios, muchos de los cuales críticos con el modus operandi del tándem, en su ayudante Aitor Karanka. Llegó a comparecer el vasco después de un triunfo en el Clásico, e incluso el de Setúbal se negó a contestar en otra ocasión -en una escena bastante pintoresca– a la jauría de periodistas después del desplante que éstos le hicieron días antes cuando abandonaron la sala al cerciorarse de que sería Aitor quien iría a contestar las cuestiones y no el primer técnico, que estaba sentado a su lado. 

Karanka maduró al lado de Mourinho, se empapó de la filosofía del genial entrenador portugués y, cuando le llegó la oportunidad de emprender carrera en solitario, comenzó a aplicar todos los conceptos futbolísticos que durante la etapa en el staff madridista había asimilado. Sería precisamente su maestro quien ejercería como trampolín, aconsejándole marchar a Inglaterra y recomendando su figura a los equipos de las islas que requerían un nuevo preparador. De este modo el discípulo abandonaría a su instructor sabiendo que, aunque no volverían a cabalgar juntos, partir sin compañía teniendo como padrino al ‘Special One’ ya era aval suficiente para asentarse en un banquillo británico. Y por el momento está demostrando saber valerse por sí mismo al frente de un histórico como el Middlesbrough, también frente a los micros, donde haciendo gala del tan común spanisglish logra salvar el trance que supone atender a los informadores ingleses, y aunque le lleve unos segundos digerir mentalmente qué decir cómo hacerlo (es normal en este tipo de casos), Aitor solventa las interpelaciones sin excesivos  contratiempos. Se hace entender. Y a la vista de los resultados, su mensaje es captado también por la plantilla. Llegó en noviembre de 2013 con el equipo a sólo 2 puntos del descenso, concluyó la temporada con un margen de 20 con respecto a la zona roja y actualmente pelea por mantenerse en la parte alta de la tabla clasificatoria con serias esperanzas de poder permanecer ahí hasta el final del curso. Fruto de los buenos resultados es el aprecio que muestra la hinchada hacia el técnico español. Una afición que después de ver a su club disputar una final europea hace menos de una década y luego contemplar su desplome futbolístico ahora atisba un rayo de esperanza en la figura de su técnico. Ahora el Boro lleva a su estadio una media de 17.000 espectadores jugando en la Championship.Charlton Athletic v Middlesbrough - Sky Bet Championship

Y argumenta el propio Karanka que los fenomenales resultados conseguidos hasta la fecha tienen que ver en buena medida con una clara influencia en sus principios de la concepción futbolística de José Mourinho, para el que el equipo prima sobre las individualidades. En esa línea, el Middlesbrough de A.K. se ha caracterizado fundamentalmente por la primacía de un rigor defensivo sobre cualquier otra faceta del juego. El Boro es un equipo tremendamente trabajado en defensa, un bloque compacto al que cuesta hacerle goles. Actualmente sólo el conjunto de Teesside y el Sheffield Wednesday son capaces de mantener un rate inferior a 1 en cuanto a goles encajados por partido. Buena parte de culpa la tiene Daniel Ayala, el joven defensa sevillano que no logró hacerse un hueco en la plantilla del Liverpool y que tras deambular por varios clubes ingleses de inferior jerarquía parece haber encontrado definitivamente un lugar en el que asentarse. Junto a este, otra de las piezas que conforman la columna vertebral del equipo es Grant Leadbitter, seguramente el hombre más determinante del actual Boro. Un centrocampista clásico que está haciendo eclosionar su vertiente goleadora y cuyas cifras anotadoras lo situan entre los artilleros de la liga. Y es aquí, precisamente, en la producción ofensiva del equipo, donde encontramos el aspecto diferencial más determinante en el Middlesbrough de Karanka. A los sólidos cimientos defensivos se le ha unido esta temporada una productividad atacante mucho más eficiente. Fichó al segundo máximo goleador de la pasada Liga Adelante, Kike García (2,5 millones de €), incorporó al internacional belga Jelle Vossen, y logró también la cesión de un prometedor delantero del Chelsea que rechazó una beca para estudiar en Harvard con tal de triunfar en la Premier, Patrick Bamford. Entre el resto de integrantes de la plantilla también se encuentran varios españoles (además de Kike y Dani Ayala, Tomás Mejías, Damiá Abella y Emilio Nsue han aprovechado la presencia en el banco de un compatriota para recalar en la Championship) y el mítico defensa central Jonathan Woodgate, porque a pesar de que su presencia en el juego esté siendo más bien testimonial, me parecía mal no nombrar a tan carismático jugador en este texto.

AK_BORO_111

Grant Leadbitter está siendo el hombre más resolutivo del equipo de Aitor Karanka. A día de hoy cumula 8 goles y 3 asistencias en 17 apariciones.

Son ellos, pues, y los que no han sido nombrados, quienes a las órdenes del vitoriano están cuajando un gran comienzo de curso, consolidándose como un firme candidato al ascenso y habiendo estado a punto de tumbar en Anfield al Liverpool en la Capital One Cup (cayeron por 14-13 en una de las rondas de penaltis más largas de la historia después de concluir con 2-2 el tiempo reglamentario). Están sentadas las bases, por tanto, para que el proyecto británico del que fuera segundo de Mou en España llegue a buen término. Sólo les queda mantener el ritmo y no desfallecer antes de cruzar la línea de meta de una de las competiciones más dilatadas del panorama internacional. Una maratón de 46 jornadas en las que sólo alcanzarán los objetivos más ambiciosos quienes se muestren más regulares. De momento Karanka y su Boro circulan por buen camino.

Anuncios