La vanguardia de su oficio

KarimLlegó de la France más alpina con dos rayas en la cabeza y granizada de limón por sangre. Tan extraño era el chico que el Bernabéu estuvo dos años sin entenderlo, y tuvo que ser José Mourinho, quién si no, el que lo mimase y lo esculpiese hasta convertirlo en élite. El luso le enseñó a sacar la cabeza de vez en cuando de esa burbuja melancólica en la que vive, y parecía haber tocado techo, parecía, pero Carlo Ancelotti le ha dado al ‘9’ del Real Madrid una nueva dimensión histórica. Hoy su relación con el cuero es excelsa, porque lo acaricia como Paco de Lucía acariciaba las cuerdas, pero bajo el mandato del capataz de Reggiolo, el galo ha desarrollado además un intelecto asombroso para interpretar todo lo que sucede a su alrededor.

A noviembre de 2014 no existe delantero sobre la faz del planeta con una IQ futbolística equiparable a la suya. Karim Benzema lleva año y medio construyendo espacios para todo su equipo, y en especial para las rupturas de Cristiano Ronaldo y de Gareth Bale. “Así cualquiera”, estarás pensando tú, pero así nadie. No de esta manera. Si el 2014 de Karim es obra de culto es porque ha alcanzado unas cotas de modernismo nunca vistas en un punta. La manera y la calidad con la que conjuga caídas a banda, asociaciones con los mediocampistas, juego de espaldas y movimientos hacia el arco no tiene precedentes. Benzema ha adelantado a todos los arietes de su tiempo y hoy juega a lo que quiere. Carletto ya cree tan poco práctico el ponerle cualquier freno a sus facultades creativas que hace tiempo que optó por el laisser-faire con él. Y es que los matices de los que el franco-argelino dota al ataque blanco hacen doblegar el volumen de ocasiones. En la presente edición de Liga de Campeones, de hecho, ya es el futbolista que más ocasiones de gol ha generado (15) tras 4 jornadas, por delante de Messi, Fábregas y Koke (12).

Todavía hay quien no está tan conforme con esos “vicios” de playmaker, y pide que vea más portería, pero es que ya ni por esas. Lo de Karim ya son 41 goles en Copa de Europa. Esta semana se ha puesto a la altura de Zlatan Ibrahimovic en la lista de máximos goleadores históricos de la competición, y ya es duodécimo en ese ránking, décimo si lo medimos desde que se implantó el formato Champions League. Tiene a tiro de piedra, además, a leyendas de la talla de Alessandro Del Piero o Didier Drogba. No le faltan credenciales finalizadoras, pues, pero son sus virtudes como intérprete las que convierten a Karim Benzema en la vanguardia de su oficio.

Anuncios