De sangre caliente

Cuarta jornada de la Barclays Premier League. Londres. Emirates Stadium. Duelo de tipos con estilo en el banquillo, era el primer enfrentamiento entre candidatos reales a la victoria final (con permiso de aquel Manchester City 3-1 Liverpool), y el partido no defraudó ni un ápice. Una primera media hora en la que los gunners dominaron el partido y se propuso en encuentro de ida y vuelta, fue finalmente Sergio ‘Kun’ Agüero el que mandó el cuero al fondo de las mallas. El propio ’16’ argentino provocó el fallo en el centro del campo local, el cuero le cayó a Jesús Navas, que arrancó quemando el césped del Emirates para dejar en evidencia a su compatriota Monreal y poner un balón franco a los pies del delantero ‘light blue’.

El equipo de Àrsene Wenger tenía las ideas claras pero la fallaba la conexión entre la línea de trequartistas y Danny Welbeck, el único punta disponible tras la lesión de Olivier Giroud. El joven delantero inglés no realizó una mala actuación pero sin deslumbrar demasiado a su nuevo público. Quien sí tiene en el bolsillo a medio Londres es un tal Alexis Sánchez, el cual desbordó, combinó y se llevó el balón pegado a la bota en cada movimiento individual, eligiendo con astucia en sus acciones y sólo flaqueando en el lanzamiento de las faltas. Finalmente, anotó un gran gol que supuso el colofón a su excelso partido.alexis

Sergio y Alexis, Alexis y Sergio. Fue un correcalles dónde los dos menudos sudamericanos se sintieron como pez en el agua. El desparpajo y el talento al servicio del espectador, que paga la entrada para ver a este tipo de jugadores. El peligro llevaba su nombre y apellidos siempre que rondaban el área. Sus compañeros los buscaban y suspiraban al encontrarlos. Si al ‘Kun’ le respetan las lesiones este año, puede ser el sustituto de Luis Suárez en el top de la tabla de goleadores en Inglaterra. Las amenazas son precisamente eso, los infortunios que pueda sufrir el ex rojiblanco, pues el año pasado su ausencia suponía una baja de rendimiento notable en los actuales campeones. Sin Álvaro Negredo en el banquillo, y con Jovetic (otro hombre de cristal) como recambio, la responsabilidad anotadora de los citizens recae más que nunca en Agüero.

El salto que la temporada anterior había dado el Arsenal con el fichaje de Özil, se ha multiplicado con la llegada del chileno a los aledaños de Highbury. El impacto sobre el juego del equipo ha sido muy similar al que provocó Mesut, en agosto de 2013. La influencia del alemán se fue apagando con el paso de las jornadas, y Aaron Ramsey apareció como estrella gunner. La sombra del galés fue alargada y acabó engullendo al bueno de Özil, que ya no firmaba los números de su inicio. El chileno puede ir por el mismo camino o continuar con su óptimo rendimiento, aquel que muestra siempre que se enfunda la elástica de su país, o el que recuerda a sus comienzos en Barcelona. Wenger acabó colocando a Alexis como punta de lanza de su equipo, con una línea de cuatro atrás compuesta por Oxlade-Chamberlein, Özil,  Jack Wilshere (que estuvo inconmensurable durante la segunda parte) y Ramsey. Suena muy bien, y puede sonar aún mejor con hombres como Santi Cazorla o Theo Walcott, manteniendo las alternativas de Welbeck y Giroud en la punta. Este Arsenal sí tiene fondo de armario.wilshere

El resultado final proyecta una sensación de igualdad que es esperanzadora para los londinenses. El Chelsea de José Mourinho sigue perfilándose como candidato principal a ganar una Premier siempre apasionante. La incógnita del United de Van Gaal sobrevuela Old Trafford. El Liverpool post-Suárez parece seguir carburando. Y tanto el campeón como los colegas de Mikel Arteta completan la terna de aspirantes a llevarse el gato al agua. El comienzo ha sido electrizante, y las expectativas son máximas, como siempre. El espectáculo déjenlo a cargo de los delanteros de sangre caliente.

Anuncios