Quiere seguir haciendo historia

Cuando Lukas Podolski recibe la pelota filtrada y controla el cuero en el pico del área grande, él ya sabe a dónde va a ir ese balón centrado por el 10. Es puro instinto, intuición para saber leer el juego y estar en el momento y en el lugar adecuado. Efectivamente el jugador del Arsenal la pone después de dejar sentado a su par; el esférico va tocadito para que, tirándose en plancha, Miroslav Klose anote con un soberbio testarazo el cuarto gol de su selección ante la débil Armenia. Podría parecer un tanto puramente anecdótico, de hecho, el realizador tampoco muestra demasiada efusividad en la celebración del mismo. Simplemente se dirige hacia el asistente con gestos de agradecimiento por el pase. Quizás, enfrascado en la concentración que exige jugar el encuentro (aunque sea un amistoso preparatorio), no haya caído en la cuenta de que su gol traspasa la línea de lo corriente para introducirse en el espacio reservado a la historia, a lo extraordinario.MIROSLAV_KLOSE_EM93_2

En la noche de ayer, Klose entraba en el Olimpo del fútbol alemán consiguiendo su gol número 69 con la selección germana. Con él, este delantero nacido en Polonia sobrepasaba a Gerd ‘Torpedo’ Müller y se situaba a la cabeza de la lista de máximos goleadores históricos del país teutón. Acaba de hacer historia pero seguramente para Klose esto no sea suficiente. Quiere ampliar el cerco, ir más allá de las fronteras de Alemania y sellar su nombre “a fuego” en los anales del fútbol mundialista. Y ¡ojo!, porque eso son ya palabras mayores.

El actual delantero de la Lazio tiene un especial idilio con las Copas del Mundo. Es un torneo que le desata, que despierta su olfato goleador como no lo hace cualquier otra competición. Y eso que en Kaiserslautern, Bremen, Múnich y ahora en Roma le han visto perforar la meta rival en infinidad de ocasiones. Sin embargo, es cuando se enfunda la casaca blanca de Alemania en un Mundial cuando las defensas y los arqueros rivales se echan a temblar.

La de Brasil 2014 será su cuarta cita mundialista, en la que tenga “a tiro de piedra” igualar a Ronaldo Nazario da Lima, y por qué no, superarlo, como máximo goleador de la historia de la competición de mayor envergadura del panorama futbolístico. Acumula 14 dianas (5 en Corea&Japón 2002, 5 en Alemania 2006 y 4 en Sudáfrica 2010), las mismas precisamente que Gerd Müller y tan sólo una menos que el astro brasileño.MIROSLAV_KLOSE_EM93_3

Particularmente, lo que más me sorprende de este fenómeno (y esta es una opinión propia) es que no es el típico delantero habilidoso técnicamente. No anda sobrado de clase (aunque también la atesora), pero esta ligera carencia la sabe camuflar con otras virtudes que hacen de él un ariete impresionante. Es, más bien, un “nueve” rematador, un tipo de área que necesita no más de media ocasión para hacerte un roto. Lo que podríamos calificar como un “caza-goles”.

A sus 35 años (serán 36 dentro de dos días), sabe que difícilmente tenga la posibilidad de acudir a otro Mundial, y por eso está mentalizado para que este sea su verano. El suyo y el de su selección.

Compartiendo grupo con Portugal, Ghana y Estados Unidos parece claro que minutos va a tener. Aunque Löw, marcado por la influencia de Guardiola, haya probado con Thomas Müller como “falso nueve” y tenga a disposición otros jugadores de ataque con similares características que igualmente puedan desempeñar esa función (ej.: Schürrle), Klose es el único delantero puro de una lista de 23 en la que no está Mario Gómez. Parece claro, en consecuencia, que siendo un futbolista diferente y estando especialmente motivado, Miroslav va a tener en su mano (o en sus pies, mejor dicho) el convertirse en el jugador que más goles haya anotado en fases finales de un Mundial. Él quiere seguir haciendo historia, esta vez a gran escala. ¿Lo conseguirá?

Aquí podéis ver los 14 goles de nuestro protagonista en los tres Mundiales que ha disputado:

Anuncios