Viejos pistoleros en el Lejano Oeste

Estados Unidos, la llamada “tierra de las oportunidades” no podía alardear hasta hace bien poco de haber concedido las suficientes al deporte más popular del planeta, el fútbol. O “soccer”, como ellos lo llaman.

Desde hace más de un siglo, el béisbol ha sido considerado deporte nacional en USA, seguido no muy de lejos por otras prácticas también bien consideradas como el baloncesto, el fútbol americano o incluso el hockey sobre hielo. MLB (1869), NHL (1917), NFL (1920) o NBA (1946), las ligas nacionales de los deportes anteriormente nombrados ya habían arraigado profundamente en la identidad norteamericana cuando el balompié fue importado desde Europa al otro lado del Atlántico.

La Major League Soccer, la liga de fútbol profesional de los EE.UU. apenas tiene 20 años de vida. LLovió mucho desde que comenzaran a implantarse las primeras competiciones ligueras en el viejo continente hasta que fuera fundada la MLS en diciembre del 1993. No fue poca la polémica generada al respecto cuando medio año después el país se preparó para albergar la Copa Mundial de fútbol, esa que acabaría llevándose la canarinha. A muchos les chirríaba el hecho de que se fuese a disputar un campeonato del mundo en una tierra sin tradición futbolística. No obstante, los americanos parecieron silenciar muchas bocas desde el papel de anfitriones de ese gran evento que, sin lugar a dudas, serviría para catapultar la fama del soccer en Norteamérica. Desde entonces, el auge del fútbol en los “states” ha sido notabilísimo.David_Beckham_PresentaciónLAGalaxy_julio07_E2En la actualidad, siendo todavía un torneo de inferior nivel, hay un aspecto que llama sumamente la atención y que viene a ejemplificar el crecimiento del que venimos hablando. Cada vez hay más nombres propios conocidos, sobre todo desde que David Beckham pusiera la primera piedra, aquella que serviría para cimentar un exilio de jugadores famosos en Europa que ponían rumbo a la MLS para finalizar allí sus dilatadas carreras. De entre todos ellos, es curioso recorrer las plantillas de los 19 equipos que forman parte de la competición en una temporada que acaba de comenzar y divisar, en el apartado de atacantes, a viejos pistoleros que, por lo que indican sus números, tienen todavía los revólveres bien cargados.

Estamos hablando de futbolistas que han sido importantes en sus antiguos equipos europeos y que ahora, fruto del bagaje acumulado a lo largo de los años, asumen la responsabilidad de liderar unas escuadras repletas también de jóvenes futbolistas con ganas de aprender de ellos, convertidos de nuevo en referentes.

Prácticamente todos los ejemplos recurrentes superan la treintena de edad. Algunos, de hecho, están más cerca de la cuarta decena que de la previa, pero todos y cada uno siguen compitiendo de la manera más profesional posible. Esto es, certificando sus actuaciones con buenos números estadísticos.

Ahí van algunos ejemplos:New York Red Bulls v Sporting Kansas City

  • Thierry Henry  (New York Red Bull): el ariete galo, a sus 36 años, está a punto de alcanzar la centena de partidos en la MLS (lleva 97) y los 50 goles (acumula 43).
  • Peguy Luyindula  (New York Red Bull): este delantero congoleño de 34, mítico de la Ligue 1 (jugó en Marsella, Lyon y PSG) secunda a “Tití” en el equipo neoyorquino.
  • Tim Cahill (New York Red Bull):  uno de los jugadores más emblemáticos del Everton de la pasada década. El australiano inicia en 2014 su tercera temporada . Todavía no ha logrado apretar el gatillo con acierto en este inicio de curso, pero cuidado, ya sabe lo que es marcar en la liga estadounidense. El año pasado logró 11 en 27 partidos.
  • Obafemi Martins (Seattle Sounders): el único de los aquí nombrados que todavía no ha cumplido los 30. El velocísimo jugador africano aterrizó en la costa oeste de los EE.UU. en enero de 2013 para seguir haciendo lo que mejor sabe, marcar goles. Lleva 10 en la MLS.
  • Clint Dempsey (Seattle Sounders): después de liderar durante varias temporadas al Fulham londinense, ha vuelto a su país, donde no ha tardado mucho en despuntar. En la actual campaña lleva 6 goles en 5 partidos y lidera la tabla de goleadores.
  • Robbie Keane (Los Ángeles Galaxy): escenarios como Anfield, White Hart Lane o Celtic Park han visto de cerca las hazañas de este goleador irlandés. Ahora son los aficionados californianos de los Galaxy quienes le disfrutan desde 2012. 38 goles en 60 partidos en LA (4 esta temporada).
  • Marco Di Vaio (Montreal Impact): otro mítico de la Seria A que también se dejó ver por la liga española y que, ahora, en Canadá, las sigue enchufando como antaño. 26 dianas en 54 partidos de liga en USA.

Marco Di Vaio

  • Kenny Miller (Vancouver Whitecaps): un hombre que ha ganado títulos con los dos grandes clubes de Glasgow y que en las 41 apariciones que ha efectuado en MLS ha disparado con acierto a la portería rival en 13 ocasiones.
  • Jermain Defoe (Toronto FC): el último en cruzar el charco. Sorprendió que lo dejaran salir del Tottenham a sabiendas de que todavía le quedan muchos goles que marcar. Lleva tres partidos en su nuevo destino y la misma cantidad de tantos.

Estos son algunos de los hombres que, con su traslado a los Estados Unidos, han contribuido al crecimiento de su liga nacional de fútbol. En este mundo todo es una cadena. La llegada de jugadores con pedigrí redunda en el fervor que los ciudadanos muestran hacia sus equipos, que se ha disparado en los últimos años. Si no, que se lo pregunten a los hinchas de los Sounders. En la ciudad del “Space Needle” el soccer ahora se vive con una pasión digna de los mejores ambientes europeos. La urbe, que vio cómo su histórica franquicia de la NBA  (los Supersonics) se mudaba a Oklahoma, decidió volcarse con el fútbol, y los dirigentes han acompañado el entusiasmo local trayendo al equipo a futbolistas con cierta solera.Sounders_E1

La expansión del deporte rey a nivel mundial en USA es una realidad. Sin ir más lejos, se tienen previstas nuevas incorporaciones en un futuro próximo. Se instalarán nuevas franquicias en la MLS  para el 2015  en Nueva York y Orlando, a las que habrá que sumar otra en Atlanta poco más tarde.

Seguramente esto aumente el atractivo de una liga que ya cuenta con varios futbolistas que han rendido a un gran nivel en ligas potentes. Llegarán seguro nuevos pistoleros a desenfundar sus armas al lejano oeste americano, tal vez muchos de los cuales lo hagan para seguir compitiendo al máximo nivel y no como “lugar de retiro profesional”. Veremos…

Anuncios