Stevie se la merece

Tras la trabajada y sufrida victoria en Anfield ante todo un Manchester City, el legendario 8 del Liverpool derramaba unas espontáneas lágrimas y agarraba por los hombros a sus compañeros para formar un corro. “No se nos puede escapar”, decía Steven Gerrard, “este es nuestro año. Esta Barclays Premier League que cada vez se acerca más a Merseyside, no sería ni mucho menos el primer título del Liverpool de Gerrard, al que contemplan dos FA Cups, dos Comunnity Shield (lo que sería aquí la Supercopa de España) y tres Carling Cups, amén de una UEFA, dos Supercopas de Europa y aquella mítica Champions League de Estambul. Palmarés que parece suficiente para una leyenda como el “Captain Fantastic”… pero que entre esta colección de medallas no se encuentre una mísera Premier League era tan injusto que el Dios del fútbol ha decidido cambiar la suerte del conjunto de Brendan Rodgers.

Como las hormigas, el fascinante grupo que ha compuesto el Liverpool ha ido recolectando puntos, sin hacer ruido y dejándole los focos al Manchester City, el Chelsea, y anteriormente al Arsenal. El 29 de diciembre, Stamford Bridge derribaba por última vez a los ‘reds’. Era el cuarto partido que se perdía Steven Gerrard por lesión. A partir de esa jornada, todo han sido victorias excepto dos empates ante Aston Villa y el West Bromwich Albion de Pepe Mel. 48 goles a favor, 10 de ellos anotados por Stevie, y 19 en contra.gm1ea3g1s4l011324323226

“Es el mejor centrocampista del mundo”, aseguraba Brendan Rodgers. “No cambiaría a Gerrard por ningún otro jugador de los grandes equipos europeos”. Desde 1990 no cae una liga inglesa en Anfield. Entonces ni siquiera se denominaba Premier League a la competición doméstica en Inglaterra. Ocho años después, apareció la figura de Gerrard, que acabaría liderando al equipo hasta el día de hoy: 16 años de fidelidad y dedicación. A sus casi 34 primaveras, ha sido nominado como Player of the Year y acudirá a su última cita mundialista con Inglaterra. Aún le queda cuerda para rato.

Tras la apurada victoria en Carrow Road ante ‘the canaries’, los coloca 5 puntos por encima del segundo clasificado, el Chelsea de Mourinho. El próximo fin de semana, los ‘blues’ viajan a Liverpool (ya veremos si con o sin Eden Hazard) para el partido decisivo de esta liga. El Manchester City de Pellegrini no puede permitirse más fallos tras el tropiezo en casa frente al Sunderland. Quedan tres jornadas y sólo el histórico conjunto ‘red’ depende de sí mismo. Si acaban alzando (por fin) el título de campeones, todos hablarán del olfato de Luis Suárez, la magia de Philippe Coutinho y los decisivos goles de Sturridge o Sterling… pero los amantes del buen fútbol respiraremos tranquilos ya que se hará justicia con uno de los jugadores más grandes de los últimos 20 años. A tu salud, Steven.

Anuncios