Mourinho, el Barcelona, y el orden de las cosas

Tras los octavos de final más desiguales que se recuerden (no hubo ni una prórroga… ni amago de ello), llegan los cuartos de final con más cartel de las últimas ediciones de Champions League. Los ocho campeones de grupo llegaban al sorteo con los deberes bien hechos y sabiendo que cualquier eliminatoria es durísima a estas alturas de la competición más exigente del fútbol europeo. El bombo y la mano inocente de Luis Figo depararon unos cruces brutales, como no podía ser de otra manera. La presencia del vigente campeón y el equipo con más Champions de la historia parece segura en las semifinales (aunque ya saben que no hay que fiarse), por ello nos centraremos en los duelos, a priori, más igualados: Barcelona-Atlético de Madrid y PSG-Chelsea.cuartos

En esas dos eliminatorias aparecen como favoritos el equipo catalán y el londinense. Los hombres del ‘Tata’ Martino llevan seis años consecutivos llegando a las semifinales de la anteriormente denominada Copa de Europa y en esta edición no quieren quedarse atrás. Para ello deberán doblegar a todo un Atlético de Madrid, equipo que hay que escribir con mayúsculas tras la temporada que viene realizando. Como ya escenificamos en la previa del tercer encuentro entre estos dos colosos del fútbol patrio, la confrontación es algo así como un choque de trenes. Ambos conjuntos llegan reforzados tras victorias en plazas tan inhóspitas para los foráneos como el Santiago Bernabéu, San Mamés o Cornellà-El Prat. Un punto nimio que puede ser abismal a final de temporada separa a culés y colchoneros, con ventaja para estos últimos. En el ‘partido a partido’ de los de la capital, este viaje a Barcelona supone una ilusión tremenda ante la posibilidad de plantarse en unas semifinales de Champions derrotando además a uno de los mejores equipos continentales. La voracidad de Diego Costa no pone límites a las metas rojiblancas.

La clave estará en la paciencia y templanza culé. Este Barcelona de dos caras, debe mostrar su versión competitiva y recrearse en su estilo para hacer correr al líder de la Liga BBVA. El Atleti le dejará las bandas libres para embotellarlo por el centro del campo, porque en esas carreras continuas se sienten cómodos los visitantes. Si los dejas, te machacan… y hablo de ambos conjuntos. Será la cuarta vez que se enfrentan de un total de seis esta temporada. La balanza por ahora se mantiene en un equilibrio casi inamovible. Veremos quién acaba por decantarla a su favor.mourinho

La derrota ante el Liverpool en marzo de 2007 supuso la última eliminación azulgrana en unos octavos de final. De ahí en adelante, como mínimo, semifinales, llevándose en dos ocasiones el trofeo a sus vitrinas. Sólo el Bayern de Múnich discute esta hegemonía en Europa con tres finales en los últimos cuatro años… y un solo trofeo: el del año anterior. Históricamente, el registro de los hombres liderados por Leo Messi es algo único que sólo se ve ensombrecido por las cinco finales consecutivas que venció el Real Madrid de Alfredo Di Stéfano en las ediciones inaugurales de esta competición. El otro nombre propio que vemos año tras año llegar lejos en Europa es el de José Mourinho.

Además de esas consabidas tres semifinales en su etapa madridista, el bueno de José, ya se había paseado por esta ronda definitiva de la Champions, justo en su último año al frente del Inter de Milan… año en que venció al Barça de Pep y levantó ‘la Orejona’ en el Bernabéu. Por algo se quedaron prendados los merengues de ‘The Special One’. Esto suman 4 semifinales consecutivas para el técnico de Setúbal, que la última vez que se marchó antes de tiempo fue debido a un cabezazo de Cristiano Ronaldo en Old Trafford. Para impedir que llegue a la quinta, el Paris Saint-Germain contará con una baza importantísima, un as bajo la manga, un jugador atemporal de calidad exquisita y carácter arrollador. Hablamos cómo no de Zlatan Ibrahimovic. El sueco siempre ha hecho buenas migas con Mou (compartieron vestuario en el Inter) y en esta ocasión tendrá que destrozar su tela de araña para llegar a la gloria por primera vez en su carrera. A sus 32 años, el sueco está ante su penúltima oportunidad de alzarse con este preciado torneo, con lo cual no es de extrañar que ponga todo de su parte para que el equipo francés sea una de las bolas del último bombo.mou y zlatan

Tras declarar que este año ya no optan a la Premier League (a pesar de que las matemáticas digan lo contrario), José Mourinho puede quedarse por segundo año consecutivo en blanco. Si no triunfa en Europa, la inmaculada trayectoria del odiado míster tendrá otro borrón en su cuenta, y ni su inteligencia ni su ego pueden permitírselo. De este duelo saldrá el gran tapado de la Champions, y ojito que ambos tienen argumentos de sobra para llevarse el trofeo a casa.

Españoles, galos e ingleses se juegan el nombre y el honor. El Camp Nou y el Parque de los Príncipes preparan sus focos para la noche que todos esperan. ¡Que ruede el balón cuánto antes!

Anuncios