¡Oh capitán, mi capitán!

Gabi ATM (29.09Es el jugador que más kilómetros recorre de la Champions League. Con esta presentación parece que ya está todo dicho, pero no es así, ni mucho menos. Por mucho que uno corra y se deje la piel sobre el campo, de nada sirve si no corre con cabeza, porque ya se sabe que en esto del fútbol acaba primando la inteligencia por encima de todas las cosas, pues la astucia significa estar un paso por delante del rival, anticiparse, llegar antes y mejor a todos los cruces… y en este deporte es la diferencia entre un equipo de media tabla y uno capaz de todo. Por esta virtud, entre otras, Gabriel Fernández es el primer capitán del Atlético de Madrid dirigido por Diego Pablo Simeone. El ex del Zaragoza se desvive por cada milímetro de césped, ordena, dispone, echa broncas, corrige y acerca a sus compañeros a su figura, porque bien juntitos, con el partido a partido, son un equipo muy jodido.

La mano derecha del ‘Cholo’ en el campo ha tenido que cruzar descalzo por muchos alambres de espino, aguantando carros y carretas. Tras una primera etapa en el club del Manzanares, tuvo que emigrar a Zaragoza, dónde acabó demostrando que era un jefazo del centro del campo, siendo incluso el máximo goleador del equipo durante la temporada 2010/2011. Y sí, en la Romareda también fue capitán, por que si algo le sobra al chico es carácter. Hasta en las declaraciones se anticipa a su entrenador. Ya lo hizo en la primera vuelta, cuando tras la victoria rojiblanca en el Santiago Bernabéu dijo aquello de “A lo mejor resulta que sí es una Liga de dos”, en clara alusión al Barcelona y el Atlético. Esto rompía con la línea de argumentos que esgrimía el míster, pero no importó, porque hizo sonreír a muchísimos parroquianos en el Vicente Calderón. Lo mismo sucedía esta pasada semana, cuando un día después de la sufrida victoria ante el Espanyol (en la que el ’14’ no estuvo nada fino, todo sea dicho), aclaró que por su parte se había acabado definitivamente la cantinela de ir de tapado y que el Atlético era un firme candidato a la Liga.

Corre mucho, pero también acierta en los pases: 8 de cada 10 que intenta llegan a su destino. No es un goleador, pero Gabi da goles y los fabrica, presionando para provocar el fallo del defensa y asistiendo (ya van 9 esta temporada) a la hora de botar una falta o un saque de esquina. También fabrica los goles a través de robos tan importantes como aquel que hizo ante el Milan en el partido de vuelta de los octavos de final de la Champions en el Calderón. Ese robo acabó en el 1-0 tras un remate acrobático de Diego Costa, y era sólo el inicio de una ‘masterclass’ que impartió el canterano rojiblanco en toda una eliminatoria europea ante un siete veces campeón; venido a menos, sí, pero seguía siendo el Milan. En un equipo que aspira a todo, un guerrero de 30 años y con tres pulmones sustenta la maquinaria. Él es Gabriel Fernández, un capitán de los que ya no quedan.

Y si encima hace esto, apaga y vámonos:

Anuncios