El fútbol que vino del este

Decía Javier Aguirre en la previa del encuentro que enfrentaba a su Espanyol con el Villarreal, que el equipo de Castellón era la sensación de la Liga… y el mexicano sabe un rato de fútbol. Más allá de la temporada estratosférica de los amarillos que, recordemos, son recién ascendidos, Marcelino y los suyos están jugando a un fútbol envidiable cada fin de semana. Herederos de Marcos Senna y el incombustible Cani, son los que mejor juegan de la Primera División española, sin individualidades, sin adornos innecesarios y con un manejo del club, la institución y la plantilla modélicos.Villarreal-Giovani-Submarino-Amarillo-Espanyol_ALDIMA20140224_0014_3

Sí, el Villarreal es un club saneado. No tiene deudas y su única pretensión es ser sostenible para mantenerse así en la máxima división nacional. La política de fichajes no es escandalosa. Se traen a buenos jugadores cuando se da la oportunidad pero siempre a un precio razonable. Véase el ejemplo de Giovani Dos Santos. Y las salidas se hacen con ojo, sin complicaciones y con un acuerdo que satisfaga a todas las partes cuando esto sea posible. Callados y trabajadores, las hormiguitas castellonenses dan mucha guerra.

Siempre que se habla del trato a la cantera, en nuestro país surgen tres equipos: Athletic de Bilbao, Real Madrid y Barcelona. Si bien es cierto que no se debe desmerecer a los tres históricos equipos de Primera, que han extraído verdaderas joyas de sus categorías inferiores, habría que meter a cierto equipo del este que viste de gualdo en esta terna, si queremos ser justos. Los ejemplos más evidentes están a la vista de todos, pues Moi Gómez y Pablo Íñiguez actuaron de titulares en Cornellà-El Prat. Además, Gómez anotó el primero a pase del jovencísimo Matías Nahuel. Marcó un chaval de 19 a pase de uno de 17, que se convirtió en el titular más joven en la historia del Villarreal. Saquen sus conclusiones.bruno_soriano_villareal_getty

Bruno Soriano es “el hombre para todo” de Marcelino. El centrocampista internacional ya ha sido sugerido varias veces como posible mundialista, hecho que parece complicado por la superpoblación de hombres en el centro del campo en la Selección de Del Bosque, pero no será por méritos. Se nota muchísimo la presencia de Soriano en un partido del Villarreal. Un 85% de acierto en sus pases, 4 goles y 19 ocasiones de gol creadas lo respaldan. Cani es el otro baluarte del submarino. A través de sus escotillas se han creado 20 ocasiones, con un acierto en sus pases de un 72%. Su lesión le apartó del verde suponiendo una gran pérdida para su equipo, que ha visto volar 15 puntos en su ausencia, por los 17 que había perdido mientras el ex del Zaragoza seguía sano. Bruno y Cani son los pilares, el dúo imprescindible para convertir a un equipo peligroso en un conjunto muy competitivo.

El otro nombre propio es Giovani Dos Santos. El mexicano es el desequilibrio y el gol, la magia de El Madrigal. Es el máximo goleador tras Uche, con 9 tantos, algunos de bellísima factura como este. Gio es el factor diferencial. Mientras el Real Madrid tiene a Cristiano, el Barcelona a Leo Messi o el Athletic a Íker Muniain, el Villarreal tiene al menudo mexicano, que siempre prometió ser un gran jugador pero no llegó a cuajar… hasta ahora.

Marcelino García Toral se ha asentado por fin en un equipo, con un proyecto de garantías y un futuro muy prometedor. Los resultados salen. Y la plantilla está siendo manejada con maestría, sólo a la altura de la mano que está teniendo Carlo Ancelotti con los jugadores del Real Madrid. Entre quien entre, o se haga el experimento que se haga, las cosas funcionan. Cuando Jokic juega en el lateral izquierdo en lugar de Jaume Costa, lo borda y es el MVP del partido, como el lunes en Barcelona. Cuando Musacchio se pone de escoba, barre cualquier acercamiento rival. Cuando Mario sube por la banda puede incluso firmar obras de arte. Y cuando Sergio Asenjo recupera sensaciones, hace ganar partidos a su equipo.giovani (1)

El objetivo ahora es jugar en Europa la temporada que viene, luchando con la Real Sociedad y el Athletic por esa cuarta plaza de acceso a la Champions. Consiguieron vencer esta semana en uno de los escenarios más difíciles de asaltar de La Liga, y han arrancado un empate a Atlético y Real Madrid en su estadio. El Barcelona está en una transición de estilo, repleta de dudas. Y entonces el Submarino emerge, demostrando que el buen trato de balón se ha mudado a la Comunidad Valenciana y, esta vez, viste de amarillo.

Anuncios