Sólo Mario y el escudo

Este miércoles, a eso de las 20:45h, da comienzo en San Siro la que está llamada a ser una de las más sabrosas eliminatorias de estos octavos de final de la Liga de Campeones 2013/14. El renqueante Milan de Seedorf se mide a los reservoir dogs de Diego Pablo Simeone, que ya han sido tildados como candidatos al título por personalidades de la talla de Arsène Wenger. Las dudas han visitado el Manzanares en los últimos quince días. Un Real Madrid cada vez más engrasado aplastó a los colchoneros en los dos partidos de las semifinales de la Copa del Rey, y entre ambos llegó en Almería la segunda derrota del cuadro rojiblanco en lo que va de Liga. El golpe anímico fue violento, pero el Atleti demostró el sábado que no va a tirar la toalla a estas alturas. Sin retirar demasiado la vista del campeonato nacional, los del Cholo viajan a Italia con el objetivo de no poner freno a su soberbia campaña.ATLETI_m1

En tierras lombardas espera el Milan, un gigante venido a menos, un equipo que atraviesa una etapa gris de la que no parece preparado para salir. Al menos a corto plazo. Hace ya más de un mes que Massimiliano Allegri fue desbancado, y Clarence Seedorf no ha sido capaz de mejorar las prestaciones de los rossoneri. Un apreciable cambio de estilo es lo único que la leyenda holandesa ha sido capaz de inculcar en sus hombres. El fútbol arcaico y caricaturesco de Allegri se ha transportado al otro lado de la verja en busca del buen trato de balón. Y no es que no lo estén consiguiendo. La posesión la han tenido siempre en estas primeras cinco fechas de Seedorf en el banquillo (62, 54, 58, 51 y 61%), e incluso las cuotas de acierto en esos pases son muy altas. El problema es que ese control sobre el esférico no logra traducirse en ocasiones de gol. Al Milan le cuesta demasiado generar diferencias de tres cuartos hacia adelante.

Desde la llegada de Seedorf, el cuadro rossonero forma en 4-5-1, o mejor dicho 4-2-3-1. El caso es que Montolivo y Nigel De Jong hacen pareja en el doble pívote por detrás de los trequartistas, que están siendo Honda, Kaka’ y Robinho. Sustituyendo al japonés -que no puede jugar Champions- en esa línea se va a incrustar de inicio el recién fichado Adel Taarabt, como ya ha hecho en los últimos dos ecuentros del Milan en Serie A. El estrambótico Taarabt tiene fama de ser un futbolista irregular y anárquico, pero tiene algo que en la Copa de Europa es oro. El marroquí goza de la facultad de agarrar el balón, protegerlo, aguantarlo, y crear, crear ventajas, ganar metros. Ciertamente el chico tiene mucho talento, y no sería de extrañar que Seedorf le diese la titularidad el miércoles. El choque se dibuja grande. Aunque los nombres puedan impresionar, los rossoneri no tienen mucho más que a Balotelli y al orgullo. Pero qué orgullo. El Milan lleva varios años ya sin volar alto, planeando casi casi a ras de suelo, pero bien es cierto que cuando suena el himno de la Champions, se pone el traje de heptacampeón y compite con un hambre de triunfo sobrecogedora, casi desmesurada. Pasado mañana en San Siro no va a ser menos. Comparando rendimientos hasta este momento del curso, el Atleti debe sodomizar a su rival, pero bien sabe Simeone que no todo va a ser coser y cantar.

Hay quienes preveen cerrojazo de los locales, pero viendo el ímpetu que ha puesto Seedorf en fomentar un fútbol vistoso, es difícil pronosticar  con certeza si realmente va a ceder la iniciativa. Al Cholo no le quita el sueño. Pero bien es cierto que si alinea juntos a Diego y Ârda, el Atleti va a consumir balón, y se va a jugar en campo italiano. De todos modos no está muy claro que brasileño y turco vayan a coincidir de inicio. Son jugadores de corte muy similar, y a Koke no le ha ido muy bien acompañando detrás a Gabi, así que es posible que Simeone se quede con sólo uno de ellos para adelantar al canterano. Si es así, es muy probable que sea Mario Suárez, ya de vuelta, quien forme al lado del capitán. En asterisco queda la participación de Raúl García, que ya nos ha demostrado que puede jugar donde él quiera. Los mediocampistas colchoneros no deberían tener dificultades en dominar la contienda. El Milan no tiene con qué negárselo.Italy Soccer Serie A

El peligro de los de Seedorf queda reducido a los déjà vus que puedan tener tipos como Kaka’ o Robinho –de esos que tuvieron el día del Barcelona– y por supuesto al grado de inspiración de Mario Balotelli. Los madrileños tienen el mejor entramado defensivo de Europa, pero muy inocente hay que ser para pensar en un duelo sin SuperMario dando candela. Punto a favor de los milaneses es tenerle motivado, ya que el año pasado no pudo disputar la eliminatoria frente al Barça por haber jugado ya minutos de Champions con el City en fase clasificatoria. Miranda&Godín van a tener trabajo, pues chocar con el ariete de Palermo es chocar con un oso. Es una absoluta bestia en el cuerpo a cuerpo, pero tampoco hay que dejarle pensar, ni flotarle, porque te puede hacer cosas como ésta. Al Milan no le queda más remedio que encomendarse a Mario y luchar como mejor sabe en aguas continentales, donde ya hemos dicho que se crece de manera anormal. A pesar de todo, lo lógico es que el Atlético de Madrid regrese a España con un resultado no definitivo, pero sí positivo. El súper escenario pide a voces ser escaparate de una nueva exhibición de Diego Costa.

Anuncios