Un campeón de “Serie B”

Desde hace varios años, la Liga BBVA venía siendo dominada por Barcelona y Real Madrid de forma implacable. Este año, se ha confirmado la mejoría que experimentó el Atlético de Madrid comandado por el ‘Cholo’ Simeone. Por primera vez en casi diez años, la liga española la compiten tres equipos. La penúltima vez que esto sucedió, (en la temporada 2006/2007 el Sevilla FC llegó con opciones a la última jornada) aparte de los dos consabidos grandes de nuestro fútbol, era el Valencia CF el que estaba en esa terna de aspirantes, y acabó llevándose un campeonato por el que también luchó hasta el final el Deportivo de la Coruña. Aquella temporada 2003/04, los 4 primeros acabaron separados por 7 puntos. 10 años más tarde, sean 2 o 3 los potenciales vencedores, ha surgido un término que parece ser el consuelo del resto de conjuntos del fútbol patrio: “El campeón de la otra liga”.

12040982044_828940826b_z

Este título de dudoso honor, ha sido copado en las últimas cinco temporadas por el propio Valencia. Tres veces han logrado los chés acabar terceros, por una del Sevilla y otra del Atlético de Madrid. Aquel conjunto blanquinegro se había acostumbrado a ser el primero del resto de mortales, plantando cara en más de una ocasión a los dos matones, que siempre acababan por salirse con la suya. Aquel Valencia era entrenado por un tal Unai Emery, y desde que el vasco dejara Mestalla en 2012, nada ha vuelto a ser lo mismo en la capital del Turia.

En 2013 llegaría Emery al sur para sustituir a Míchel al mando del Sevilla F.C. La media temporada que ‘El Conde Emery’ capitaneó el barco rojiblanco de Nervión, los resultados fueron inciertos, y la afición no estaba al cien por cien con su nuevo técnico. El comienzo de esta nueva temporada parecía ir por los mismos derroteros, incluso llegándose a hablar de una posible destitución del ex del Almería. Sin embargo, la maquinaria se ha ido engrasando, las piezas van encajando y empieza a sonar cierta musiquilla que resulta agradable para los sevillistas, que parecían haber olvidado lo bueno que era volver a ser grande. El Sevilla de Emery ya es una realidad.

En Valencia sufrió el mismo procedimiento: desapego por parte de los aficionados hacia un entrenador poco carismático, resultados de difícil aceptación y juego a veces inoperante. Pero Emery es un estratega, y va puliendo los detalles con paciencia, de forma enérgica pero cuidadosa. Le han dejado trabajar, le han dado margen de maniobra, y ahora ha vuelto a crear un equipazo.Ivan Rakitic

La batuta tiene nombre y apellidos: Ivan Rakitic. El director de orquesta croata no tiene problemas para que le entiendan cuando habla el idioma del cuero pegado a la bota. Comandante en los balones parados, suerte que maneja de forma maestra nuestro amigo Emery, se ha destapado esta temporada tras la libertad que le ha otorgado su técnico, anotando 9 goles en la competición doméstica y llegando a ser el quinto máximo pasador, con 133 pases tras los primeros 20 partidos. M’Bia, Carriço e Iborra están en el papel de gladiadores en ese doble pivote que arropa al croata. Fuerza física aplastante y mordiente continua a la hora de recuperar balones, un perfil que lleva dando muchísimo resultado al Sevilla desde la gloriosa etapa de Juande Ramos: Seydou Keita, Christian Poulsen, Romaric o Geoffrey Kondogbia son los nombres, más o menos ilustres, que han interpretado el papel de guardaespaldas en la mitad de la cancha.

Con una línea defensiva que a veces flaquea y una delantera que no termina de convencer, dos nombres se pueden destacar en esta mejora constante de los hispalenses: Alberto Moreno y Carlos Bacca. El lateral internacional lleva siendo uno de los mejores defensores del campeonato ya desde el pasado año. Subidas constantes a la banda sin perder su sitio en la zaga, le han valido un puñado de buenas actuaciones, dos goles y la llamada de Vicente del Bosque. A no ser que Jordi Alba espabile, Moreno se perfila como el lateral titular de la vigente campeona del mundo en el próximo Mundial. Ahí es nada.moreno

En la punta, Carlos Bacca le ha comido la tostada a base de goles a un Kevin Gameiro que se perfilaba como titular. 9 han sido las veces que el colombiano ha perforado la red rival, por 5 del francés. Además de las cifras anotadoras, el ‘9’ cafetero tiene un instinto y una velocidad que le diferencian muchísimo de su rival por la delantera. Ha colmado las retinas sevillistas de buenos partidos provocando además el penalti que dio a su equipo el empate en el partido del Vicente Calderón, encuentro que ha confirmado la mejora que se venía viendo desde hace tiempo en el Sánchez Pizjuán.

Unai Emery sabe cómo hacerlo. El Sevilla ya está séptimo en la clasificación de la Liga BBVA con 31 puntos, a 8 de un Athletic Club que, aunque se está mostrando intratable, ya mira de reojo a Real Sociedad, Villarreal y… al Sevilla del ‘Capitán Trueno’. Y que haya quien diga que nuestra liga es aburrida…

Anuncios