El retorno del murciélago

Turbio baja el Turia por la capital de la Comunidad Valenciana en cuánto a fútbol se refiere. Mestalla vive uno de los momentos más convulsos de los últimos años. Atrás queda aquel Valencia de Rafa Benítez, Cañizares, Mista, Carboni, Baraja, Albelda, Aimar, Vicente, Ayala o Rufete que ganó dos Ligas y una Copa de la UEFA. Ya no están David Villa, Juan Mata o David Silva. Ni siquiera está Roberto Soldado. Los chés no tienen una referencia, no existe un jugador con el que todo el graderío se sienta identificado, porque la realidad es que este Valencia carece de un futbolista que marque las diferencias, algo que no le pasaba desde hace muchísimo tiempo. Miroslav Djukic fue la apuesta (en un principio inamovible) para el presidente Amadeo Salvo, pero el técnico serbio no supo inculcar ese fútbol total al que se acercó en sus días como entrenador del Valladolid. Los blanquinegros perdieron toda jerarquía sobre el césped, las rotaciones se sucedían sin demasiada lógica y los resultados pesaban como una losa. Salvo tuvo que renunciar a su orgullo y se tragó sus palabras: Djukic fue destituido Ahora, en mitad de la incertidumbre deportiva e institucional, surgen varias figuras del pasado, un entrenador que viene de ser campeón en Argentina y una importante suma de dinero. Es el retorno del murciélago.

Peter Lim puede ser el milagroso salvador que reflotaría al Valencia. Su llegada no está confirmada oficialmente, pero los 400 millones que suenan como cifra para la inversión del magnate en el club español son música para los oídos de los seguidores chés. Han existido en España otros ejemplos de inversiones multimillonarias en clubes de fútbol. Ocurrió con Málaga o Racing de Santander, y esos proyectos no acabaron demasiado bien: espantada de los inversores y equipos que han caído en picado de forma imparable desde entonces.20131223_peterlim

Lo cierto es que desde hace años, el proyecto del Nuevo Mestalla está estancado y Salvo ya se había movido en busca de nuevos inversores. Cuando Bankia, acreedor mayoritario de la deuda valencianista, decidió poner en venta al club, la solución parecía tener una sola vía, que no era otra que la de encontrar un único inversor que llegará con una buena suma de dinero. Lim parece estar dispuesto a finiquitar la deuda y darle el empujón necesario al nuevo estadio, con lo que el club encontraría la tranquilidad institucional y económica que lleva años anhelando.

Tras el multimillonario singapurense, comienza a edificarse un modelo de gestión inspirado en equipos como Barcelona y Atlético de Madrid (a día de hoy, los equipos punteros del panorama nacional). Esto es, ex-jugadores ocupando importantes puestos en la directiva del club y un técnico argentino que haya sido campeón para tomar las riendas de la primera plantilla e imprimir ese carácter ganador que parece germinar de forma natural en el país de Diego Armando Maradona. Rufete y Roberto Ayala serán los secretarios técnicos del Valencia. El “Ratón” se encargará de la zona sudamericana en su nuevo cargo, mientras Rufete ya fue nombrado manager general con plenos poderes en la parcela deportiva. Dirección bicéfala de dos hombres que conocen bien la entidad y formaron parte de un equipo que dejó huella en la historia ché. Lo mismo que Andoni Zubizarreta en el Barça y José Luis Pérez Caminero en el Atleti.Pizzi

El entrenador será Juan Antonio Pizzi, reciente campeón del fútbol argentino con San Lorenzo. Cuatro años como técnico lleva a sus espaldas el ex jugador del Barcelona, pasando por equipos como Rosario Central o Universidad Católica y habiendo llevado a este último al triunfo final en el campeonato chileno. Gerardo ‘Tata’ Martino y Diego ‘Cholo’ Simeone han sido los directores técnicos que parecen haber inspirado la llegada de Pizzi al Valencia. Los buenos resultados de catalanes y madrileños se han achacado (sobre todo en el caso de los segundos) a la gran labor de sus técnicos que han impreso en sus conjuntos esa garra típicamente argentina, canchera y pilla.

Fijándose en los clubes que funcionan en España y con una inversión que respaldará el proyecto valenciano, el murciélago pretende escribir una nueva página de oro en su ya exitosa historia. La ilusión ha vuelto a Mestalla a pesar de los pésimos resultados deportivos. Y es que ver undécimo clasificado de la Liga BBVA a un club que no hace mucho clasificaba para la final de Champions dos años consecutivos no es una buena noticia para el fútbol español, pues siempre hay que cuidar la historia. Pero ya se rumorean en las redes sociales los fichajes que podrían desembarcar en la capital del Turia con la inversión de Lim, del que se dice que quiere llevar al Valencia a Champions este mismo año poniendo sobre la mesa 30 o 40 millones para fichar en el mercado invernal. Los ciclos existen en el fútbol de forma inevitable. Un día estás arriba y otro abajo. Pero ya es hora de que uno de los 5 grandes del fútbol español ocupe el lugar que le corresponde por historia, triunfos y masa social. Es la hora del retorno ché. ¡Que vuelen esos murciélagos!

Anuncios