Jürgen venció a Rafa, pese a İlkay

JURGEN+RAFA_EDITADO4Resulta difícil hablar de lo que aconteció ayer en Dortmund sin pararnos antes en los nombres de Marek Hamsik e İlkay Gündoğan, pero lo cierto es que el vigente subcampeón de la última edición de la Liga de Campeones saldó ayer con victoria una cita crucial para su porvenir. Los amarillos desfallecieron el sábado ante la maestría de Josep Guardiola y empiezan a ver muy turbia la Bundesliga. El Bayern, que ya les saca 7 puntos, no pierde un partido liguero desde el 28 de octubre de 2012. Los celestes, por su parte, encadenan dos derrotas consecutivas en la competición doméstica italiana, una Serie A que, pese a los esfuerzos napolitanos y romanistas, empieza a ser tiranizada un año más por la Juve de Antonio Conte. Es por ello que sobrevivir en la Copa de Europa es de tan suma importancia para ambos cuadros. Y ayer era un ‘morir o matar’ para ellos, con el Arsenal ya casi descolgado. De una manera o de otra el punto de inflexión que vivían ambas escuadras dibujaba un escenario de gran partido entre alemanes e italianos.

Pero los esquemas se rompieron desde muy temprano. No habíamos llegado al minuto 10 cuando Fede Fernández persiste en un agarrón sobre Robert Lewandowski y termina derribando al polaco, cometiendo un penalti que oscurecería el camino de los de Rafa Benítez. Lo transforma Marco Reus y empieza entonces un choque nuevo, con los napolitanos a remolque.

La plaga de bajas que sufren estas semanas los de Westfalia obligó a Jürgen Klopp a formar atrás con Papastathopoulos y Durm, todavía verdes para este tipo de partidos, Großkreutz reconvertido en lateral izquierdo, como el sábado, y Bender desplazado al puesto de central, lo que restó muchísimo a la salida de balón borusser. Hasta 9 pérdidas registró ayer el Dortmund en campo propio, muestra de lo que le dañan las ausencias de Mats Hummels, básico en esa salida de balón, y sobre todo de Gündoğan, cuya técnica sobresaliente te asegura un control más limpio en las cercanías de la esfera central.

Borussia Dortmund v SSC Napoli - UEFA Champions League

El Napoli aprovechó eso y empezó a llevar las riendas. La súper diversa gama de trequartistas con la que cuenta Benítez hizo que los visitantes no acusaran en exceso la baja de Hamsik, que se retiró lesionado el sábado ante el Parma. Durante un intervalo de 20-25 minutos Džemaili&Behrami estuvieron muy cómodos, e imperó el orden táctico del conjunto de San Paolo. Pandev se las apañaba para recibir donde fuera, la aguantaba de una manera estelar, y terminaba encontrando espacio a la espalda de los laterales germanos, casi siempre en la banda de Durm. En una de esas, Callejón la lía y estrella un balón en el palo que durante un instante enmudeció al Signal Iduna Park. Los napolitanos se acercaban al empate, pero no terminaban de materializar.

Sin embargo, los locales, que entonces estaban sin balón, y algo desubicados sobre el terreno de juego, sacaron del bolsillo la carta que siempre les funciona: el contrataqueEl transición del Borussia Dortmund es una de las cosas más divertidas que nos ha regalado el fútbol en la última década. Es asombroso lo automatizados que tienen los de Klopp todos y cada uno de los mecanismos de contragolpe. Cómo corren, cómo siempre verticalizan, cómo se alejan del balón para ocupar bien los espacios, cómo en ningún momento se frena el avance… Y todo ejecutado a una velocidad de vértigo. En ese tramo final de primer tiempo, los amarillos electrizaron el choque con las conducciones de Mkhitaryan y el permanente despliegue de Lewandowski. El polaco lleva a unas semanas al nivel astronómico, y la gacela armenia fue protagonista de un choque que no se marchó al descanso con más diferencias por culpa de un inspiradísimo Pepe Reina, que ayer intervino hasta en 10 ocasiones.

FOOTBALL : Borussia Dortmund vs Marseille - Ligue des Champions - 01/10/2013

Visto el buen resultado que le estaba dando a su equipo el dar el balón al rival y esperar, Klopp decidió retrasar unos metros más la presión. El Napoli también se veía capaz de igualar la contienda, y adelantó filas. Sin querer estaba forjando un contexto inmejorable para Mkhitaryan, Reus y compañía. En otra contra de libro, Blaszczykowski firma el 2-0 y hace explotar al graderío. Pero el ingreso al campo de Lorenzo Insigne profetizaba todavía tambores de guerra. El pequeño diablo italiano revolucionó otro partido desde el sector izquierdo, e incluso llegó a acortar distancias gracias a un gran pase al espacio del Pipa Higuaín. Pero aquello fue sólo un oásis para los italianos, que vieron como a 12 minutos del final Aubameyang sentenciaba el encuentro, en el enésimo balón que amortizaba Lewandowski.

Klopp sale victorioso de todo un match ball que obliga a los de Benítez a ganar sí o sí al Arsenal dentro de dos semanas, y a esperar a que los amarillos pinchen en el Vélodrome de Marsella, si no quieren verse fuera de la Champions League a primeras de cambio. No obstante, si los de Dortmund quieren repetir la gesta del año pasado y llegar vivos a mayo van a necesitar los cambios de marcha de İlkay Gündoğan.

Anuncios