Karim para Saint Denis

L'EQUIPE_PORTADA16-11-2013_EDITADO“ALERTE ROUGE” advertía hoy la portada de L’Equipe. Francia se desmoronó anoche en Kiev en un choque en el que jamás se encontró cómoda. El férreo planteamiento ucraniano congeló por completo a Ribéry, maniatando a Les Bleus, que demostraron una carencia de recursos un tanto preocupante si tenemos en cuenta que estamos en el preludio de una Copa del Mundo. Ucrania compitió sin complejos, pero fue menor hasta que encontró una ranura y se adelantó con un gol de Zozulya. A partir de allí creció, y dominó y apuntilló al equipo de Didier Deschamps, que tendrá que remontar este 2-0 el martes en París.

Desde que faltasen a la cita de 1994 en Estados Unidos, los galos no se han vuelto a quedar nunca fuera de un Mundial. Los errores que se le atribuyen a Deschamps son muchos, y la prensa puede devorarle si La France no revierte la catastrófica situación. Ayer salió con un 4-3-3 en el que Pogba y Matuidi formaban por detrás de Cabaye. Delante, Ribéry en la izquierda, Rémy en la derecha, y Giroud en punta. Llamaron mucho la atención las ausencias de Mathieu Valbuena, y especialmente la de Karim Benzema.

Las cortas trayectorias bleus, tanto en Sudáfrica como en la última Eurocopa, así como algún que otro escándalo extradeportivo, han manchado en los últimos años la imagen del combinado nacional, y los franceses vieron en Benzema a uno de los responsables dichas debacles. Su ya típico rendimiento inestable, así como su especial carácter –la ultraderecha francesa quiso expulsarle de la selección por negarse a cantar ‘La Marsellesa’-, le han valido miles de detractores al atacante del Real Madrid. “Cuando marco soy francés, cuando no marco, argelino”, asegura Karim.

KARIM_EDITADO1

Como ante Finlandia, Australia y Bielorrusia, ayer volvió a quedarse fuera del once inicial de Deschamps, que no es ajeno a esa mala racha que sufrió el madridista en este inicio de curso. Una terrible sequía goleadora que coincidió con el apogeo de Olivier Giroud, hoy por hoy uno de los arietes más en forma de todo el fútbol europeo. Su arranque de temporada está aupando al Arsenal a puestos que en agosto Wenger ni siquiera se planteaba. Pero las cosas han cambiado.

Benzema parece otro futbolista desde que el pasado 26 de octubre silenciase al Camp Nou con aquel fusil que, para fortuna de Víctor Valdés, repelió el travesaño. No sabemos si fue la circunstancia, si fue la precocidad insolente de Álvaro Morata, que le estaba comiendo la tostada, o si fueron los astros, que se alinearon, pero durante 33 minutos Karim corrió como un jabalí desesperado. Y el Karim desesperado, que a su vez sigue teniendo una serenidad con la pelota descomunal, una serenidad que cristaliza el tiempo, es el mejor Karim. Desde aquel día en Barcelona, el ejercicio ofensivo del Real Madrid es algo totalmente distinto, centrifuga de otra forma. El galo suma 4 goles y 4 asistencias en los últimos 4 partidos de su equipo, en los que los blancos se han apuntado un total de 17 tantos.

Por eso hoy, desde aquí, le pido a Deschamps que no sea necio, y que rectifique, porque cuando Karim atraviesa estos segmentos de hiper-ambición, tan cortos, tan poco frecuentes, pero tan superlativos, está por encima de casi cualquier delantero del mundo. El martes en Saint Denis deben jugar los mejores, y Karim Benzema está entre los mejores futbolistas de Francia.

Anuncios