Hasta que enseñó los dientes

Turín era para adultos y el Real Madrid post José Mourinho todavía no había demostrado serlo. Durante 45 minutos la Juventus de Antonio Conte pasó por encima de un equipo apático, adormilado, que nunca presionó a Andrea, lo que le amordazó enfrente de una escuadra que no especula. Los bianconeri dispararon hasta 15 veces en la primera parte contra el marco que defendió Iker Casillas, 6 de ellas entre los tres palos.juv0135

El primer partido de alta exigencia para Xabi Alonso estuvo sometido al ritmo que quisieron Pirlo&Vidal. Pogba pareció inofensivo por momentos, pero en una de sus múltiples asociaciones con ‘el Apache’ Tévez –un espectáculo ayer- se incrusta en el área y es derribado por Varane en un discutible penalti que luego transformaría Vidal. Antes hubo tiempo para que los románticos viesen obrar a su arcángel. Iker sacó con la pierna un cabezazo de Marchisio que ya cantaba toda la tribuna. La Juve estaba comodísima, y prácticamente jugaba sin frenar su avance. Tocaban en vertical o en horizontal, profundizaban o abrían el campo… pero nunca o casi nunca les veías tocar el balón hacia atrás.

Los blancos apenas pisaron área italiana un par de veces durante el primer tiempo. Al igual que en el Camp Nou, les costó entender la trascendencia elitista del choque, lo que les hizo llegar al ecuador por detrás en el marcador. No es arriesgarse mucho decir que hubo bronca de Carlo en el intermedio, porque el Madrid de la segunda parte fue un ente completamente distinto. El insolente régimen de los locales se frenó de raíz, pero los de naranja no terminaban de tomar el mando del partido.

Italy Soccer Champions League

Hasta que Cáceres cometió un craso error. Un error que no puedes cometer delante de un equipo en el que juega el animal de Cristiano Ronaldo, un futbolista literalmente insaciable de cara a portería. Al portugués le bastó con esprintar unos metros para que Karim lo dejase sólo ante Buffon, que no pudo evitar el empate. A partir de ahí, un Madrid que ya venía del descanso con el chip cambiado, comenzó a enseñarle los dientes a la Vecchia Signora, y siete minutos después llega el segundo tanto merengue. En un contragolpe de 3 para 3, Cristiano cruza el balón al sector de Bale, y el galés, con un remate devastador, firma el 1-2.

Fernando Llorente continúa un poco desubicado, pero también continúa siendo un brillante cabeceador. Varane todavía está buscando el hueco por donde el riojano metió el cuello para restablecer el empate en un partido que se estaba abriendo por momentos. Pero entonces hubo una sustitución que corrigió el signo del encuentro.  También como en el Camp Nou, las cotas más altas de dominio blanco llegaron con el ingreso al césped de Asier Illarramendi. En el intervalo que existió entre el minuto 70, que es cuando entró el donostiarra, y el final de la contienda, los de Ancelotti acumularon 178 pases por sólo 75 de su rival. Aunque es cierto que la Juve retrasó filas, si el juego posicional del Madrid creció, fue en buena parte por Illarra. Prueba de ese crecimiento fue también Luka Modric, amo y señor del último tramo del choque. El croata tuvo 51 participaciones en el segundo tiempo en contraste a las 31 en el primero.

Llorente&Pogba2

El Madrid regresa de Italia con  el primer puesto de su grupo en el bolsillo y con un Cristiano Ronaldo que atraviesa un momento de forma sencillamente descomunal -29 goles en sus últimos 23 partidos de Liga de Campeones, y 21 tantos en 16 encuentros oficiales esta temporada-, pero otra vez dio la sensación tener que corregir una pobre actitud inicial, una sensación que hace que surjan lagunas en las tésis de La Décima.

Anuncios