El mercado ya está roto

Restan apenas 15 días para que se de por cerrado el mercado, y el fichaje de Gareth Bale parece haberse convertido en algo más que una obsesión para el Real Madrid. Una cuestión de orgullo para un Florentino Pérez que parece tener una cartera sin fondo, que parece estar dispuesto a pagar más de 100 millones de euros por un futbolista que está años luz del Cristiano Ronaldo por el que se pagó 96.

Mientras la prensa blanca continúa dedicando portadas al súper galés para que Florentino responda al desembolso azulgrana en Neymar en un “alarde de cartera”, en la casa blanca parecen desconocer que el puñetazo en la mesa ya está dado. Isco Alarcón Suárez, de 21 años, original de Arroyo de la Miel, Málaga, es el futbolista que va a cambiarle la cara al Real Madrid.

isco23

Gran llegador, excelente pasador, con una técnica exquisita y con mucho mucho gol, Isco, mediapunta adaptable también al puesto de extremo, y con madera suficiente para ser retrasado ocasionalmente al puesto de mediocentro, ha sido la gran sensación del último año en Europa. Su temporada ha sido verdaderamente escandalosa. Artífice absoluto de un Málaga que rozó nada más y nada menos que las semifinales de la Champions League, Isco tiene esa chispa que sólo tienen los más grandes de este deporte.

Su llegada a la entidad futbolística más relevante del planeta supone un plus de ansiedad entre los que esperamos impacientes el inicio del nuevo curso. Es un tipo con una imaginación realmente fuera de lo común cuando se viste de corto. Si Carlo Ancelotti tiene dos dedos de frente no dudará en darle las llaves del bólido merengue. Y en principio no hay motivos para desconfiar en uno de los principales culpables de que el Milán, el último gran Milán, estuviese en 3 finales de Champions entre 2003 y 2007.

Y es que el italiano llega con las ideas claras al buque blanco, y su plan inicial pasa por darle el balón a Isco. De hecho, el malagueño ha sido titular en todos los encuentros que el Madrid ha disputado esta pretemporada, excepto en el último, ante el Inter de Milán. No es para menos. Ancelotti sabe lo tremendamente valioso que es el diamante que tiene ahora mismo entre manos. Y, de momento, no va a sentarlo.

Estamos ante un futbolista absolutamente especial. De esos que cuando reciben el balón enmudece por completo a la grada, expectante porque, cuando la tiene él, sabe que algo va a suceder. No cabe duda de que la entidad que tanto ha ensuciado José Mourinho va a limpiar notablemente su imagen gracias al fervor que provoca en el aficionado un genio como el malagueño.

341414

Por otro lado, el Real Madrid de José Mourinho nunca conoció un futbolista tan asociativo como Isco. Ni Mesut Özil, por intermitencia, ni Luka Modric, por la falta de confianza de su entrenador, ni Xabi Alonso, que nunca fue un creador, ni ningún otro jugador ha sabido imponer un sello, una manera de jugar, un modus operandi al Madrid de las últimas temporadas.

Mirando la pizarra con pausa, hay razones para pensar que Isco restará espacio al área de acción de Cristiano Ronaldo. Pero si aplicamos la ecuación: juntar en un mismo equipo de fútbol a un pasador de élite como el ex del Málaga, y a uno de los rematadores más letales del planeta… Solamente puede salir bien. Dejando al margen la evidencia del talento, el planteamiento de dejar que Isco mande en esa zona del campo, incluye el que quizás sea el mayor cambio del RMadrid 2013-14 con respecto al de la temporada anterior. Y es el de ir llevando a Ronaldo más cerca de la portería. Es el plan de Carlo, y va a muerte con él.

A la par de los delirios que provoca este fenómeno, todas las miradas siguen apuntando al caso Gareth Bale. El galés continúa forzando su salida de White Hart Lane, pero el Tottenham parece dispuesto a explotar la cartera del club blanco. Todos sabemos que, cuando el que pregunta es Florentino, hay que pedirle el doble. Esa fama, esa reputación de caprichoso es la que te terminas ganando cuando fichas a golpes de talonario, cuando pagas 96 millones de euros por Cristiano, 76 por Zidane, 65 por Kakà ó 60 por Figo.  Y eso, amigos, eso lo va a exprimir al máximo Daniel Levy.341414bale

La prensa merengue sigue pintando a Levy como a un supervillano, y a André Villas-Boas, que cada vez que tiene oportunidad de hacerlo, niega que Bale esté a la venta, como a un iluso. El futbolista está empeñado en llegar al Bernabéu y, ahora mismo, en el barrio judío de Londres ni se plantean que su jugador franquicia vaya a pisar el césped en el estreno liguero del Tottenham ante el Crystal Palace, ya que Bale dice padecer unas “molestias en el glúteo” que le han dejado sin entrenar las dos últimas semanas.

Es imposible no vincular la rebeldía de Bale a los pintorescos episodios que Luka Modric y el Tottenham nos dedicaron antes de que el croata desembarcase en Madrid el verano pasado. El galés asegura que Levy le prometió negociar ofertas si el equipo no acababa el año en puestos de Champions. Pero no es el tema que nos ocupa. Aquí el problema lo tienen las cabezas que mueven los hilos en el Real Madrid. Ancelotti acierta una y otra vez, y pone al equipo a punto para el comienzo del curso. El once está hecho, el sistema está hecho. Y tiene muy buena pinta, por cierto. Pero desde la cúpula blanca parecen no estar contentos. Parecen estar obsesionados en desembolsar una cantidad astronómica por un activo innecesario, sólo por responder a los 57 millones de euros que el Barcelona ha pagado por Neymar. El brasileño es sin duda el fichaje más mediático del verano, y eso no gusta ni un pelo a los capos de la casa blanca.

Le diré algo, Florentino, el mejor fichaje del fútbol español -y el europeo- de cara a la campaña 2013-14 lo tiene usted ya en la plantilla, y porta en la espalda el número 23.

iscopresentacion

Anuncios